BLOGGER TEMPLATES - TWITTER BACKGROUNDS »

martes, 8 de marzo de 2011

¿CÓMO PERCIBEN LOS NIÑOS LA ESPIRITUALIDAD?


La espiritualidad en los niños.
Aunque los niños de 1 a 3 años son demasiado pequeños para comprender muchos de los conceptos abstractos que acompañan la vida espiritual, están desarrollando otras habilidades que les ayudarán en el camino hacia la espiritualidad: La curiosidad acerca del mundo, la habilidad de creer en cosas que no pueden ver y la tendencia a vivir casi totalmente en el momento presente.
La espiritualidad ayuda a que los niños sean más felices, señalan los resultados de un estudio realizado con más de 760 niños de colegios religiosos y públicos. La razón: la espiritualidad, considerada como un sistema interno de creencias, produce el sentimiento de vivir con un sentido, estimula la esperanza, refuerza las normas sociales positivas, y proporciona una red social de apoyo, todos ellos elementos que mejoran el bienestar personal. Estos resultados hacen pensar en la necesidad de estrategias destinadas a proporcionar a los niños una educación espiritual, a inculcarles actitudes hacia los demás como la amabilidad o el altruismo. Porque, en definitiva, la gente feliz es más tolerante, creativa y productiva, según los científicos.
Aunque nuestros hijos son un poco jóvenes para recibir enseñanzas espirituales serias, podemos empezar a fomentar su lado espiritual de muchas formas. Por ahora podríamos alentarlo a ser amable con otras personas, o mencionar nuestra creencia cuando contestemos sus preguntas cósmicas.
Sin importar lo pequeños que sean, los pasos que tomemos ahora, los ayudarán a crear las bases que lo apoyarán durante momentos difíciles en su vida más adelante. “Como nos lo han mostrado los eventos recientes”, en épocas de crisis la gente se apoya en sus creencias. Es una forma de ubicarnos y de interpretar eventos que no comprendemos.”
Lo que podemos hacer para fomentar la espiritualidad en nuestros hijos.
Aclarar nuestras propias creencias.
Tanto si practicas una religión organizada como si no la practicas, necesitarás decidir en qué crees para poder fomentar la espiritualidad en tu hijo. Eso no significa que tengas que tener todas las respuestas, pero podrías tomarte algo de tiempo para considerar estas preguntas: ¿Crees en Dios? ¿Crees que existe un elemento divino en la creación del mundo? ¿Qué crees que pasa cuando una persona muere?
Además de tus propias creencias, considera qué tipo de educación espiritual quieres para tu hijo: Si tú, y tu pareja tienen diferentes religiones, es prudente decidir cómo enfocarán el tema de la espiritualidad con su hijo ahora, antes de que sea lo suficientemente grande como para confundirse con sus distintas opiniones.
Incluye la espiritualidad en su vida desde muy temprana edad.
Los niños pequeños no comprenden quién es Dios, pero tampoco comprenden realmente quién es un abuelo o una abuela. Aun así, si quieres que conozca a su abuelita, tendrás que comenzar a hablarle de ella desde el primer día. Es lo mismo con la idea cósmica de un Dios.
De igual manera que tu hijo cree que su abuelita es una persona importante en su vida (incluso si la ve muy rara vez), te creerá que Dios también lo es. Y al introducir en su vida prácticas espirituales desde una edad temprana, tu pequeño las verá como una parte natural de la vida, y tú tendrás una influencia espiritual en él antes de que la tengan otras personas.
No finjas tener todas las respuestas.
Cuando tu pequeño te pregunte a dónde va la gente cuando muere, contéstale sinceramente: “Nadie lo sabe con certeza, pero algunas personas creen que se van al cielo para estar cerca de Dios. Otros piensan que nacen otra vez en un cuerpo nuevo”. Inevitablemente, tu hijo te preguntará lo que tú piensas. Si tienes una firme creencia, compártela con él. Si no, está bien admitir que hay preguntas para cuales la gente pasa toda su vida buscando una respuesta, y ésta es una de ellas.
Usa eventos cotidianos para enseñarle espiritualidad.
Las grandes ideas no siempre requieren acciones grandes. Puedes demostrar que la espiritualidad es parte de la vida diaria, incorporándola en acciones y palabras cotidianas. Al abrir las cortinas por la mañana, podrías exclamar: “¡Mira qué bonito día ha creado la naturaleza!” Y a la hora de dormir, podrías decirle: “Que el Universo te bendiga, mi amor”.
Haz que tu hijo ame la naturaleza.
La naturaleza es un lugar excelente para encontrar una manifestación tangible de lo divino. “Los niños aprenden con todos sus sentidos: les encanta recoger una piedra, saltar en un charco o perseguir a una mariposa”. Ayuda a tu hijo a ver la naturaleza como algo sagrado, demostrando tu propio amor y respeto por ella.
Cuando vayan a caminar en el bosque o disfruten de un picnic en la playa, recojan toda su basura (e incluso la de otros), y sean considerados con las criaturas en su hábitat. Planta un jardín con tu hijo y haz que sea parte de su rutina diaria revisar juntos el progreso de las plantas. Empieza a recopilar un montón de desechos para fertilizante orgánico para que tu pequeño vea las sobras de la comida convertidas en tierra que usarán en su jardín. Inculca en él la idea de que la Tierra es un regalo, y que nuestra supervivencia depende de la supervivencia de nuestro planeta.
Cuéntale historias.
Las tradiciones espirituales del mundo están llenas de historias diseñadas para explicar todo desde cómo fue creado el mundo hasta por qué a veces la gente hace cosas malas. Preséntale a tu hijo el concepto de que diferentes personas tienen diferentes ideas respecto a Dios, aprovechando la enorme cantidad de literatura que hay al respecto.
Lean juntos historias espirituales ilustradas, pueden ser libros de mitología hindú, cristiana, metafísica, esotérica o una colección de cuentos populares griegos o judíos, modificándolos y simplificándolos según consideres necesario. Esto le dará a tu hijo la oportunidad de tener y crecer con una mente universal.
Básate en las tradiciones familiares.
La espiritualidad no sólo nos conecta con lo divino; también nos conecta a unos con otros y con el pasado. Si estás criando a tu hijo con las mismas tradiciones espirituales con las que creciste, puedes estar seguro(a) de que sabe que está continuando rituales familiares. Enséñale y transmítele las creencias que en tu casa se practican y si son creencias mixtas, encárgate de transmitírselas para que él escoja en el futuro.
Haz que sea divertido.
La religión y la espiritualidad deben ser más alegres que serias y sombrías. Anima a tu pequeño a que dibuje a Dios, al Universo, las estrellas o que invente su propia historia sobre cómo fue creado el mundo o simplemente imagine cómo es el cielo. Actúen juntos en obras teatrales o monten un espectáculo de marionetas basado en historias de la creación o en tus propios temas espirituales. Sobre todo, haz lo que la gente espiritual ha hecho durante siglos: ¡Cantar y Bailar! Si no te sabes canciones tradicionales, hay una gran cantidad de CDs de música religiosa. No olvides explorar también canciones y cantos de otras culturas o tradiciones.
Practica el silencio.
Una vez al día o una vez al mes, tómate un momento para sentarte en silencio con tu hijito. No tienes que presentarle su momento de silencio como una elevada práctica de meditación, sino simplemente como una pausa tranquilizante en un día ruidoso. Ya sea que tu hijo use ese momento para comunicarse con lo divino o simplemente para descansar y recargarse de energía, le ayudará a ponerse en contacto con lo que está más allá de las minucias cotidianas.
Enséñale una forma sencilla de orar.
Dile a tu pequeño que la oración no es algo que se deja sólo para los domingos o para momentos en los que se necesita ayuda con algo. Es una herramienta para comunicarse con el Ser Supremo que vive dentro de él y que lo puede hacer en cualquier momento. Así que invítalo a orar o meditar contigo en diferentes momentos, por ejemplo, cuando vea algo hermoso, cuando haga algo nuevo por primera vez, al despertar o a la hora de dormir.
Una plegaria sencilla para dar las gracias antes o después de los alimentos puede ser una forma fácil y eficaz de inculcarle aprecio por las cosas fundamentales de la vida. Si tu hijo es demasiado pequeño para crear sus propias oraciones, La idea es que tu hijo sepa que Dios, el Universo o el espíritu divino, siempre está disponible.
Enfatiza el aspecto espiritual de las festividades.
Trata de equilibrar la comercialización de los días festivos con actividades que destaquen su significado más profundo. Trabaja como voluntaria para una obra de caridad local, dona alimentos, ropa o juguetes a un asilo de pobres, y haz que tu pequeño participe eligiendo unas cuantas cosas con las que ya no juegue. Participa en eventos espirituales que se enfoquen en temas elevados y de consciencia.
Sigue a tu pequeño.
Deja que te haga preguntas y dale muchas oportunidades para hablar de sus propias ideas respecto a temas como: Qué es Dios, cómo es el cielo o qué le pasa a la gente después de la muerte. Trata de no imponerle las respuestas a sus preguntas. Si te pregunta dónde vive Dios, empieza por preguntarle qué es lo que él piensa. O pídele que haga un dibujo y te hable de él. La espiritualidad es algo que va en ambas direcciones: si escuchas atentamente a tu hijo, podrías descubrir algo en lo que tú nunca habías pensado.
Artículo: Dra. Marianne Neifert.
Tomado de: http://caminodelser.blospot.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario

TE AGRADECERIA ME DIJERAS CUAL ES TU OPINION SOBRE LO ACABAS DE LEER ?
Y POR FAVOR, DEJA TU HUELLA ANTES DE RETIRARTE, NO PIERDAS EL CAMINO DE REGRESO, QUE LA LUZ UNIVERSAL TE ACOMPAÑE.