BLOGGER TEMPLATES - TWITTER BACKGROUNDS »

domingo, 3 de febrero de 2013

SANTA EULALIA - OTRA MARTIR DE LA LLAMADA SANTA IGLESIA


La vida de Santa Eulalia transcurre en España, en los primeros años del cristianismo, entre los siglos I y III. Ya para entonces empezaban las disputas dentro de la Iglesia que se habían creado con el protectorado de Roma. Algunas personas querían defender la originalidad de las enseñanzas de Jesús, y otras no. Una de las defensoras del mensaje original del Salvador Jesús o V.M. Aberamento, era Santa Eulalia.

Santa Eulalia desde muy niña se distinguió por su caridad y por sus intensos anhelos espirituales. Sufría por la injusticia de los que eran oprimidos y torturados por querer conservar el conocimiento verdadero. El emperador romano proclamó en el año 303 la persecución de los cristianos, aplicándoles torturas terribles. La joven Eulalia conocía estos actos con los que Daciano, gobernador de Barcelona, martirizaba a la gente de su pueblo.

Entonces la joven Eulalia una noche abandonó en secreto su casa, se presentó ante el gobernador, se dió a conocer abiertamente cristiana y lo acusó por su crueldad.

La valentía de la joven Eulalia desató la ira de Daciano, quien ordenó arrancar su ropa y flagelarla con gran brutalidad. Pero Santa Eulalia decía: “Golpeádme cuanto queráis. Dios está en mí y Dios me da fuerzas”. Fue llevada entonces ante el pretor romano de la ciudad donde se le acusó de herejía por los Obispos y Arzobispos.

Santa Eulalia
A esta valiente mujer le arrancaron la piel con peines de hierro, quemaron sus axilas y otras partes de su cuerpo. Echaron plomo líquido sobre su cabeza y sus miembros y fue lanzada por una pendiente dentro de un tonel lleno de clavos y vidrios rotos. Las heridas fueron lavadas con vinagre y le quemaron los ojos con velas encendidas. Pero ella seguía diciendo: “Quemad, cortad y descuartizad los miembros hechos de tierra, pero mi alma no se puede destruir”.

La soltaron y la volvieron a apresar al cabo de pocos días, acusándola otra vez de herejía. Ella no se doblegó y a pesar del terrible sufrimiento, continuó con valor. La condenaron a morir acostándola sobre carbones encendidos y al momento de ser acostada, ella pidió ayuda a Dios para que demostrara que no era una hereje. En ese momento empezó a nevar y tal milagro apagó el fuego, por lo que no pudieron matarla. El gobernador comprendió que no podía someterla y entonces la condenó a morir en La Cruz, dando muerte así esta humanidad a otra alma de luz que venía a alumbrar la oscuridad de nuestra raza.

El Maestro Samael Aun Weor nos dice que a medida que el alma humana está sufriendo algún tormento, interiormente se están exaltando los frutos del espíritu. Santa Eulalia, gracias a todo su sufrimiento, llegó a ser una Mujer Cristificada, como está plasmado en la Catedral gótica de Barcelona, que lleva su nombre. Y es ella la patrona de este lugar de España.

Nada de lo que escuches, sin importar quien lo diga. Nada de lo que leas, sin importar dónde esté escrito. Nada debes aceptar, sin previo discernirlo. Y por ti mismo, deberás decidir su validez o no. Lee, Informate e ¡Investiga! Cometa Azul Te saluda

No hay comentarios:

Publicar un comentario

TE AGRADECERIA ME DIJERAS CUAL ES TU OPINION SOBRE LO ACABAS DE LEER ?
Y POR FAVOR, DEJA TU HUELLA ANTES DE RETIRARTE, NO PIERDAS EL CAMINO DE REGRESO, QUE LA LUZ UNIVERSAL TE ACOMPAÑE.