BLOGGER TEMPLATES - TWITTER BACKGROUNDS »

jueves, 18 de octubre de 2012

LOS COMPETIDORES DE JESUS - 3

 

SIMON BAR KOJBA

Se esperaba la llegada de un guerrero, de un libertador, Jesús había muerto y resucitado, pero los romanos seguían en Judea.
Simón Bar Kojba es descendiente de David, desde el principio sus palabras fueron contra roma.
Dijo que era el mesías, el hijo de Dios y para demostrarlo, expulsaría a los romanos de la sagrada tierra de Jerusalén.
Quiso que los seguidores de Jesús y de los otros profetas, le siguiesen a él.
Organizó un ejército y una estrategia eficaz y logró expulsar a los romanos y liberar Judea.
Está claro que Simón Bar Kojba no era un profeta, sino un líder militar y político que aprovechó la religión para los intereses políticos.
Está claro que a partir de él, roma se tomó muy en serio, la región. Había que encontrar la forma de pacificar la zona, había que encontrar otra vía que la militar. La ideológica, la religiosa, había que encontrar una religión de conveniencia.

Hay mucha incertidumbre acerca de la causa inmediata de esa revuelta, pues de ella sólo poseemos documentación esparsa y no-contemporánea (Dion Cássio y Eusébio)  además de algunos descubrimientos arqueológicas en las cuevas de los desiertos de la Judéia.

Lo que se sabe es que ella ocurrió después del viaje del emperador Adriano por Oriente, entre los años 130 y 131, ocasión en que él dejó claro su propósito de revitalizar el Helenismo mientras esteio cultural del Imperio Romano, en aquella región. Entre sus planes estaba la reconstrucción de Jerusalén como una ciudad helenística y donde, sobre el monte del templo de IHVH sería erguido un santuario dedicado la Júpiter Capitolino, decisión que hay de tener herido los sentimientos religiosos de los judíos.

Este parece haber sido la mecha de la revuelta en la Judéia. aunque Cássio Dion afirme que ella ya venía siendo preparada, a partir de las comunidades de la Diáspora, desde lo levante de 115 (Segunda Revuelta Judaica).

La Revuelta
Cuando la revuelta comienza, los romanos son cogidos de sorpresa. Grupos de judíos armados emboscan destacamentos de la Décima Legião, inflingindo-les pesadas pérdidas. Acto continuo, la fortaleza romana en Cesaréia es atacada y parcialmente destruida.
Como un rastilho de pólvora, la revuelta se esparce por toda la provincia, con los rebeldes fabricando y reuniendo armas, y fortificando ciudadeS

El Legado imperial, Quintus Tineius Rufus, que gobierna la Judéia, se muestra incapaz de sufocar lo levante, y mismo cuando el gobernador de la Siria, Gaio Publio Marcellus, recibe órdenes para ayudarlo, y desplaza a II Legião Traiana Fortis y la VI Legião Ferrata para la Judéia, no es posible impedir que los amotinados tomen Jerusalén.

La esa altura, evidencia-si, entre los combatientes judíos, el liderazgo de un joven comandante, Simão bar Koziba, en quien el Rabi Akiva reconoce el “Mashiach” (Messias) davídico, aguardado ansiosamente, y le intercambia el nombre para “bar Kokhba” (hijo de la estrella). Al frente de sus comandados, Simão entra en Jerusalén, es saludado como “Príncipe de Israel”, y proclama la independencia del estado judío. Monedas son cunhadas con decirlos “Primero año de la liberación de Jerusalén” y “Primero año de la redención de Israel“.

Por las cartas y otros vestigios arqueológicos descubiertos en los desiertos a oeste del Mar Muerto, se tienen una idea del tipo de guerra que los rebeldes emprendieron contra los romanos, tuteando en pequeños grupos, atacando el enemigo de emboscada y refugiándose en cavernas. “En cada peñasco, en cada rochedo, se ocultaba un guerrillero judío, impiedoso y desesperado, que no tenía ni esperaba misericórdia” Comunidades de gentíos desprotegidas, tales como los descendientes de los veteranos de la XV Legião Apollinaris, que se habían establecido en Emaús, en 71, son atacadas y dizimadas sin piedad. Por cerca de tres años y medio, esos guerrilleros infernizaram la vida de los legionários.

Esas cartas también muestran el control que Simão ejercía sobre el pueblo de las aldeas: confisco de cereales, recrutamento compulsório y otras medidas coercitivas , a ejemplo de las practicadas por Simão bar Giora, en la Primera Revuelta Judaica.

La situación es tan seria que Adriano despacha, para la Judéia, su mejor general, Sexto Júlio Severo, que estaba gobernando la Britânia. Contando con diez legiões, además de tropas auxiliares (en total, cerca de cien mil hombres), Severo usa la misma táctica de los guerrilleros judíos: divide su fuerzas en grupos de pequeñas unidades móviles, comandadas por tribunos y centuriões, grupos de reacción rápida que pueden responder listamente, siempre que llegan informes de actividades de guerrilla. Además de eso, localiza y cerca los reductos rebeldes, obligándolos a la rendição o a la muerte por hambre.

Dion Cassio nos dice que cerca de 50 escondites de los rebeldes fueron localizados y eliminados. Dice también que 985 vilas judías fueron destruidas en la campaña y 580 mil judíos muertos por la espada (además de los que murieron por hambre).Hasta que, en 135, Severo finalmente encurrala bar Kokhba en Betar, 6 millas a suroeste de Jerusalén A pesar de la tenacidade de sus defensores, el reducto es invadido y los romanos massacram todos los que en él encuentran. ES el fin del “Hijo de la Estrella” y de la Tercera Revuelta Judaica.

Después
Terminada la guerra, la Judéia está devastada. Cassio Dion describe la provincia como “casi un desierto”. Centenares de miles de judíos murieron luchando, de hambre o por enfermedades. Prisioneros judíos abarrotam los mercados de esclavos, aviltando los precios de los cautivos (Un esclavo se hace más barato del que un caballo) Los inaptos al trabajo son enviados a los Circos, para servir de entretenimiento a platéias sanguinárias, que aprecian verlos ser retalhados por las lâminas de los Gladiadores o dilacerados por las presas de animales salvajes.

Los romanos también sufrieron pérdidas considerables. En el informe de 135, a Senado]], informándolo sobre el fin de la guerra, el emperador prefiere omitir la fórmula habitual: “Yo y las legiões estamos bien“.
Jerusalén es reconstruída de acuerdo con el proyecto de Adriano, recibiendo el nombre de Aelia Capitolina [ donde los judíos quedan prohibidos de entrar, bajo pena de muerte, mientras el nombre de la provincia es cambiado de Judéia para Siria Palestina (Syria Palaestina).

Nada de lo que escuches, sin importar quien lo diga. Nada de lo que leas, sin importar dónde esté escrito. Nada debes aceptar, sin previo discernirlo. Y por ti mismo, deberás decidir su validez o no. ¡Investiga! Cometa Azul Te saluda

No hay comentarios:

Publicar un comentario

TE AGRADECERIA ME DIJERAS CUAL ES TU OPINION SOBRE LO ACABAS DE LEER ?
Y POR FAVOR, DEJA TU HUELLA ANTES DE RETIRARTE, NO PIERDAS EL CAMINO DE REGRESO, QUE LA LUZ UNIVERSAL TE ACOMPAÑE.