BLOGGER TEMPLATES - TWITTER BACKGROUNDS »

domingo, 26 de agosto de 2012

CONSECUENCIAS DE LOS TRASPLANTES DE ORGANOS PARA EL ESPIRITU

Los átomos de cada cuerpo físico son de propiedad
exclusiva del Ego que en él habita. Las características de ese cuerpo
físico y de sus órganos son el reflejo del modo en que ese Ego ha vivido
sus vidas anteriores y ha sido capaz de construir los arquetipos de sus
vehículos físicos durante los períodos post mortem.

Por ese motivo, los órganos trasplantados, ciertos tipos de sangre y
algunas sustancias artificiales pueden verse rechazados por un Ego
determinado. Ningún Ego aceptará inserciones físicas en su vehículo
denso, si difieren mucho de sus características personales. El Ego ha de
dominar las células de toda materia extraña introducida en su cuerpo,
físico como alimento, como trasplante o como transfusión. Y, si no
puede dominarla, la rechazará. El paciente debería, por tanto, estar lo
más seguro posible de poder dominar cualquier materia extraña, antes de
serle introducida en el cuerpo físico.

Recibir un órgano sano trasplantado a cambio del propio, enfermo
incurable o malformado, debería proporcionarle el Ego la posibilidad de
vivir una vida más útil.

Pero el empleo de un órgano trasplantado, por muy bien que sus
átomos armonicen con el resto del cuerpo del receptor, no ayudará a éste
a hacer un arquetipo mejor para dicho órgano en su próxima vida, ya que
esa capacidad dependerá sólo del progreso espiritual que haya logrado
en la presente. Si no corrige la causa espiritual subyacente de la
debilidad del órgano en cuestión, es de suponer que, en la siguiente vida,
se verá víctima del mismo mal, incluso agudizado.

Si alguien está deseoso de reformarse espiritualmente, el disfrute
de un trasplante que funcione bien debería proporcionarle suficiente
alivio inmediato a su sufrimiento y desesperanza, para hacerle revisar su
situación más racionalmente y hacer el esfuerzo necesario. Hay que
admitir la posibilidad de casos en los que un trasplante proporcione
esperanza a un Ego, de otro modo muy limitado de por vida, si se
compromete a ajustarse en el futuro a las normas del recto vivir.

Creemos que los trasplantes de corazón hay que verlos bajo una
óptica distinta que los de los demás órganos. El corazón contiene el
átomo simiente del Ego, cuyas fuerzas han estado presentes en cada uno
de los cuerpos físicos que ese Ego ha usado a lo largo de su evolución.

La totalidad de las experiencias del pasado, grabadas en ese átomo
simiente, es tan indispensable para la evolución del Ego, como el
corazón lo es para su supervivencia en el mundo físico.
Por tanto, es de prever que, como consecuencia de un trasplante de corazón, se puedan producir grandes trastornos evolutivos, tanto para el donante como para
el receptor. Por tanto, no creemos que sean deseables los trasplantes de
corazón.

El átomo simiente original del receptor de un trasplante de
corazón, pensamos que se queda con la contraparte etérica de su corazón
original, que sigue siendo una parte de su cuerpo vital.

La ciencia oculta nos dice que, cuando se amputa alguna parte del
cuerpo físico, su contraparte etérica permanece con el individuo en
cuestión y se desintegra sincrónicamente con el miembro amputado
(brazo, pierna, etc.).

La gente víctima de una amputación se queja de
dolor en el miembro amputado, que siguen sintiendo, debido a que su
contraparte etérica, que puede tardar años en desintegrarse, sigue
formando parte de su cuerpo vital.

Pensamos también que, una vez realizado un trasplante de corazón,
los ángeles a cargo de estas materias transferirán el átomo simiente del
receptor al ápice del corazón del donante, que ya bombea sangre para el
cuerpo de aquél.

En cuanto al átomo simiente del donante, suponemos que se queda
en su cuerpo vital, cuyos dos éteres superiores se retienen durante las
fases iniciales del período post mortem. Pero, así como un órgano
amputado se descompone, el corazón del donante sigue funcionando,
aunque en otro cuerpo y, quizás, se acopla al átomo simiente del Ego
receptor. No sabemos qué papel puede desempeñar en tales casos el
2 átomo simiente original pero, como hemos dicho, la posibilidad de
trastornos evolutivos es considerable.

Con relación a los donantes que autorizan el trasplante de sus
órganos tras la muerte, debemos tener presente que, durante los tres días
y medio siguientes al momento en que un Ego se considera físicamente
muerto, éste desarrolla una actividad muy importante para su propia
evolución: se ocupa en revisar el panorama de la vida recién concluida.

Ese panorama será la base de sus experiencia post mortem en los
mundos espirituales. Y, en la proporción en que pueda observarlo sin
distracciones, será capaz de aprender las lecciones recién recibidas en la
Tierra.

Mientras el panorama pasa, el Cordón de Plata sigue intacto,
conectando al Ego, en sus vehículos superiores, con el cuerpo denso. Así
que, aunque se considere muerto al Ego, sigue estando conectado con su
cuerpo físico y no puede evitar ser consciente de las perturbaciones que
éste experimente. Dado que los órganos a trasplantar deben de ser
“frescos”, han de ser extraídos del cuerpo del donante inmediatamente
tras la muerte. Y el procedimiento quirúrgico necesario distraerá al Ego
en su concentración en la observación del panorama, imposibilitándole
para aprovechar totalmente sus experiencias.

En cuanto a los donantes que permiten el trasplante de sus órganos
mientras están vivos como en el frecuente caso de los riñones hay
que recordar que tal sacrificio hace más difícil para ellos el agotar el período
previsto para su existencia. Incluso es posible que la mutilación
voluntaria de sus cuerpos físicos aunque realizada con la intención de
servir al prójimo produzca un efecto pernicioso sobre su capacidad
para construir un arquetipo más perfecto o un cuerpo físico más perfecto
para su siguiente vida terrena
.
Por otra parte, la razón del amor y el servicio que subyace a las
decisiones de la mayor parte de los donantes de órganos físicos,
contribuyen a su crecimiento espiritual y estatura espiritual. Y, en ese
sentido, cosecharán beneficiosas recompensas.

Nada de lo que escuches, sin importar quien lo diga. Nada de lo que leas, sin importar dónde esté escrito. Nada debes aceptar, sin previo discernirlo. Y por ti mismo, deberás decidir su validez o no. ¡Investiga! Cometa Azul Te saluda

No hay comentarios:

Publicar un comentario

TE AGRADECERIA ME DIJERAS CUAL ES TU OPINION SOBRE LO ACABAS DE LEER ?
Y POR FAVOR, DEJA TU HUELLA ANTES DE RETIRARTE, NO PIERDAS EL CAMINO DE REGRESO, QUE LA LUZ UNIVERSAL TE ACOMPAÑE.