BLOGGER TEMPLATES - TWITTER BACKGROUNDS »

miércoles, 6 de junio de 2012

ENTIERROS ECOLOGICOS – SEGUIMOS AYUDANDO AL PLANETA


Lo que puede parecer una mera broma propia del día de los “Santos Inocentes”, no lo es en absoluto. La tendencia a lo “ecológico” que tanto arraigo está teniendo en nuestra cultura, ha permeado incluso en los ámbitos más insospechados. Así, a día de hoy ya podemos hablar de “entierros ecológicos”.

¿Sabes el daño medioambiental que producen los cementerios?
Aunque no seamos conscientes de ello, el tradicional acto de enterrar a nuestros familiares es una acción con un gran impacto contaminante para nuestro entorno, pero no sólo el tradicional entierro en nicho o bajo tierra, pues la incineración también posé un alto factor contaminante.

¿Cómo puede contaminar el enterrar o incinerar a un difunto?
En primer lugar, debemos ser conscientes del grado de masificación que comporta la especie humana en nuestro planeta. El ser humano está presente en grandes poblaciones en cualquier punto de nuestro mundo. Cada día mueren millones de personas que son enterradas o cremadas, de un modo u otro, pero hasta la fecha, todo entierro contaminaba en mayor o menos medida el medio ambiente.

Antiguamente, cuando el hombre era enterrado directamente bajo tierra, sin ataúd que lo preservase, su materia orgánica se descomponía en un corto periodo de tiempo gracias a los organismos descomponedores con los que cuenta toda biocenosis.

No sólo no se contaminaba, sino que además nuestra materia orgánica en descomposición servía de nutrientes para estos organismos y como abono a la tierra y la vegetación de la zona. Es decir, antiguamente formábamos parte del ciclo natural que regulaba la materia orgánica.

Hoy en día, preferimos enterrar a nuestros seres queridos en amplios cementerios, algunas veces bajo tierra sí, pero encerrados en ataúdes que ralentizan en demasía la descomposición del cuerpo, originando gases de efecto invernadero. Un solo cuerpo no genera un porcentaje elevado pero multiplicad esto por varios millones diariamente…

El problema se agrava en aquellos cementerios llenos de nichos de piedra, que ya parecen auténticas urbes mortuorias. En estos casos, a los anteriores efectos, debemos añadir la destrucción medioambiental que supone la construcción y expansión de los propios cementerios.

En el caso de la incineración, parece que estas tachas quedan superadas, pero la verdad es que los hornos de cremación también son contaminantes, pues liberan grandes cantidades de dioxinas a la atmósfera, por no hablar de la gran cantidad de energía de la que se hace uso de forma constante para generar las altas temperaturas de cremación.

¿En qué consiste un entierro ecológico?
La técnica de éste novedoso procesamiento de restos humanos ha sido diseñada por Susanne Wiigh-Mäsak, investigadora y bióloga sueca.
Susanne aboga por deshidratar los cuerpos para congelarlos posteriormente por medio de nitrógeno líquido a muy bajas temperaturas momento en que, como nos tiene acostumbrados el cine, los tejidos se vuelven en extremo frágiles y quebradizos.

En éste estado es sencilla su pulverización, tras lo cual la materia resultante se desinfecta y purifica, para eliminar cualquier tipo de contaminante metálico que pudiese existir por años de medicación o restos de antiguas operaciones y prótesis.

Los restos resultantes, se encierran en un material biodegradable que se enterrará a baja profundidad, para que los descomponedores que citábamos, terminen de hacer el trabajo y el medio ambiente pueda aprovechar el material como nutrientes despojados de cualquier elemento dañino.
Como podéis comprobar, un elaborado proceso, que devuelve nuestros restos al normal circuito de la biocenosis, a la par que luchamos contra la contaminación.

¿Se os ocurre un fin más ecológico para vuestro cuerpo?



Posteado x Cometa Azul

No hay comentarios:

Publicar un comentario

TE AGRADECERIA ME DIJERAS CUAL ES TU OPINION SOBRE LO ACABAS DE LEER ?
Y POR FAVOR, DEJA TU HUELLA ANTES DE RETIRARTE, NO PIERDAS EL CAMINO DE REGRESO, QUE LA LUZ UNIVERSAL TE ACOMPAÑE.