BLOGGER TEMPLATES - TWITTER BACKGROUNDS »

martes, 11 de enero de 2011

EL CONCEPTO DE DIOS

Una de las formas del Arte Real, la francmasonería, denomina a Dios como el Gran Arquitecto del Universo.
Los adversarios de la Orden masónica, especialmente los que provienen de la iglesia romana -el Vaticano- y no se quedan lejos los cristianos evangélicos, arguyen que la masonería tiene "su propio Dios", muy a su gusto, y en algunos textos aberrantes se llega a decir que es un Dios "a la carta".
Otros más, dicen que es un Dios impersonal, como si por ejemplo la Biblia nos presentara un Dios que no fuera espíritu, aunque se perfile "a imagen y semejanza del hombre".

En realidad son alegatos baladíes que denostan todo aquéllo que no les pide permiso o que no incluye sus dogmas. Todas las formas cristianas organizadas, ya sea en iglesias o en denominaciones tienden a ser, por desgracia, excluyentes y soberbias porque sostienen que solo ellas tienen la razón y la verdad de su lado y lo fundan a partir de interpretaciones muy personales de la Biblia.

El Dios del que se habla en la masonería es el único Dios que la mente humana puede concebir sin llegar a conocerlo. Es el Dios que han pensado los indúes y los mayas, los hebreos y los chinos. Es el único Dios, ser supremo, omnipotente, inmutable y justo. ¿Qué tiene nombres diferentes? Por supuesto, tan solo en la tradición judaica se habla de 72 nombres, los nombres de Dios. Y en verdad ninguno es nombre que denote la esencia misma de Dios, pues solo se usan apelaciones, ya que Dios es por definición innombrable. Adonai, por ejemplo, significa "el Señor"; Jehová, "yo soy el que soy".

La expresión Gran Arquitecto del Universo reconoce varias ideas:

1. Dios es Creador del Universo, es decir, es Artífice del Todo. Sin él, no existiría nada.

2. Su existencia es absolutamente necesaria y si no existiera, todo desaparecería por falta de fundamento, aunque subsistiese la creencia en él.

3. Dios es incognocible porque nadie le puede conocer. Es impersonal y suponer que tiene forma humana es atribuirle propiedades y cualidades, incluso defectos, que solo están en la imaginación del hombre.

La masonería no es religión ni tampoco "una" de ellas, pero en cambio es profundamente religante ya que busca lo que todos buscamos en la vida:
Unirnos de nueva cuenta con aquél que nos dio el Ser.
Ese anhelo de "unir" es un anhelo universal y esta en el corazón de todos los hombres, negros, blancos y rojos, amarillos y verdes, de aquí de allá y de más allá; esta en el alma de los hombres de todas las razas, tiempos, lugares y culturas.

La idea de Dios es universal y supera todas las formas del entendimiento humano. No hay Ser vivo en el mundo que pueda decir "yo le he visto", "me ha hablado".

Si en el pasado los hubo, como asienta la Biblia, seguramente fue porque los Profetas alcanzaron formas superiores de entendimiento y de realización universal por encima del promedio de los simples mortales. Conocieron el Arte Real.

No aspira la masonería a ser religión ni a reemplazar las que postulan sus miembros.

Ella es respetuosa de las creencias de quienes tocan a sus puertas pidiendo Luz en el Sendero de la Iniciación.

Y este es el caso de todas las Escuelas de Iniciación. Los Esenios lo supieron, y bastante bien...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

TE AGRADECERIA ME DIJERAS CUAL ES TU OPINION SOBRE LO ACABAS DE LEER ?
Y POR FAVOR, DEJA TU HUELLA ANTES DE RETIRARTE, NO PIERDAS EL CAMINO DE REGRESO, QUE LA LUZ UNIVERSAL TE ACOMPAÑE.