BLOGGER TEMPLATES - TWITTER BACKGROUNDS »

sábado, 16 de marzo de 2013

FRANCISCO I - UN JESUITA, TEMIDOS Y ODIADOS, SIGAMOS CON LA HISTORIA.

Imagen IPB
Odiados y admirados, emulados y expulsados... la Compañía de Jesús se ha convertido desde su fundación en la Orden más controvertida de la Iglesia católica. Entre otros motivos, porque algunos de sus miembros participaron en revoluciones, defendieron a ultranza la fe cristiana o se convirtieron en sicarios de Papas.

Jesuitas
Los guerreros de Dios


En 1491 llegó al mundo en la pequeña aldea guipuzcoana de Azpeitia, Ignacio de Oñaz y Loyola. Perteneciente a una familia de la nobleza vasca, el joven Ignacio escogió la carrera militar como profesión. Y a buen seguro habn'a destacado en ella sino fuera por una tremenda herida recibida durante una de las guerras que en aquel tiempo libraban las tropas españolas por toda Europa. Ignacio profesaba con devoción simple la religión cristiana, pero durante su convalecencia sufrió una fuerte transmutación en su carácter que le hizo peregrinar, primero a Tierra Santa y, a su regreso, abrazar la cruz como nuevo modo de vida.
Se instruyó en la Universidad de París donde conoció a quien sena su mano derecha, el futuro San Francisco Javier, y donde redactó las ordenanzas que regirían el día a día de los futuros miembros de la Compañía de Jesús, Orden que vena la luz el 15 de agosto de 1534 cuando sus fundadores hicieron voto solemne de servicio a Nuestra Señora en la Iglesia de Santa María de Montmartre.
Durante esa ceremonia sucedió un hecho que marcaría de modo crucial el carácter de los jesuítas. En el momento de constituirse, todas las órdenes religiosas deben pronunciar bajo juramento los tres votos típicos de pobreza, obediencia y castidad; pero Ignacio de Loyola añadió un cuarto: obediencia al Papa. El nuevo voto significaba que los jesuítas deberían responder a las órdenes de los sucesivos pontífices sin preguntas ni reparos. Eran años en los que se creía ciegamente en la infalibilidad papal y donde la fe cristiana recibía ataques de sectores como los protestantes.
Para el Vaticano suponía un regalo, ya que los primeros seguidores de Ignacio no eran simples monjes. Muchos procedían del ejército e incluso a su jefe máximo se le conocía como "el General de la Orden", cargo que continúa en la figura del holandés Hans Peter Kolvenbach. La estructura se diseñó conforme a los conocimientos guerreros de los fundadores y en muchos aspectos responde a un modelo militar. De hecho -y en su origen- en la ceremonia de ordenación de nuevos mandos éstos debían pronunciar un juramento que incluía frases como: "Prometo y declaro que, cuando se presente la oportunidad, haré la guerra sin descanso ni cuartel, secreta o abiertamente, contra todos los herejes, protestantes y liberales, tal y como me ha sido ordenado hacer, hasta exterminarlos y extirparlos de la faz de la Tierra; y que no los respetaré por su edad, sexo o condición".
Con semejante juramento, y el cuarto voto mencionado, no es de extrañar que algunos Papas eligieran a miembros de la Compañía como auténticos sicarios. Así ocurrió en el siglo XVII. A la muerte del rey francés Luis XIII le sucedió su hijo Luis XIV, pero debido a su corta edad fue su madre, Ana de Austria, la que gobernó como regente. Ella eligió al cardenal Mazarino de sucesor de Richelieu en momentos difíciles para Francia ya que el Vaticano conspiraba en su contra. Mazarino introdujo espías en el entorno del papa Inocencio X para que le informaran de sus decisiones.
La jefa del espionaje vaticano era la pro pia cuñada del Papa, Olimpia Maidalchlnl, quien alertada por la presencia de los espías franceses decidió crear la "Orden ne gra". Bajo ese nombre se escondía una unidad de asesinos cuyo único cometido consistía en acabar con todos los agentes que espiaran para Francia dentro del Vaticano. La unidad la formaron once miembros, escogidos principalmente entre los jesuítas debido a su voto de obediencia papal y a su destreza en las armas y en el asesinato silencioso. A cada uno se le entregó un sello pontificio grabado en plata en el que se veía una mujer vestida con toga, con una cruz en una mano y una espada en la otra. Se sabe que la "Orden negra" actuó con tanta destreza que sucesivos Papas hicieron empleo de sus miembros para acabar con el espionaje enemigo.


Imagen IPB
Caída en desgracia

No fue aquella la única oportunidad que tuvo la Compañía de Jesús para demostrar sus conocimientos militares. A la muerte de Ignacio de Loyola, el 31 de julio de 1556, los jesuítas se quedaron sin un líder que les guiara de forma clara. Fueron años erráticos hasta que se eligió al italiano Claudio Acquaviva como nuevo General de la Compañía.
Acquaviva mantenía unas relaciones excelentes con el entonces papa, Gregorio XIII, y juntos decidieron reconquistar a la hereje Inglaterra para devolverla a la senda del catolicismo. La misión recayó sobre los jesuítas, que diseñaron un plan militar audaz. Su idea consistía en mandar una tropa bien armada al Munster -actual Ulster- desde donde se sublevaría a la población local contra las fuerzas inglesas.

Imagen IPB
El plan fue aprobado y el 2 7 de junio de 1579 varios navios zarparon desde el puerto de El Ferrol rumbo a Irlanda. La expedición partió con bandera pontificia y siempre gobernada en última instancia por Acquaviva y sus compañeros jesuítas. En un primer momento la revuelta triunfó consiguiendo que toda Irlanda se levantara en armas contra los invasores ingleses; pero la tardanza en el envío de refuerzos y la llegada de tropas mandadas por la reina Isabel I dieron al traste con la insurrección, que fue sofocada plenamente en noviembre del mismo año.
Aunque en aquel instante la credibilidad de los jesuítas no mermó en ningún sentido, siglos más tarde la situación iría tornándose en recelo. Con el paso del tiempo, la Orden creció hasta alcanzar los 50.000 miembros en todo el mundo. La seriedad que demostraban en su labor apostólica y docente les hizo merecedores de una gran credibilidad en todas las capas sociales. Y a medida que crecía su reconocimiento, también lo hacían sus bienes. Uegó un momento en el que los reyes europeos sintieron tanto temor del poder alcanzado por la Compañía que decretaron la expulsión de sus miembros y la confiscación absoluta de todas sus propiedades. Primero fueron expulsados de Portugal en 1759, luego lo serían de Francia en 1762 y más tarde de España en 1767 bajo el mandato de Carlos III. La situación llegaría a tal extremo que Clemente XIII firmó la disolución de la Compañía en 1773.
No sería hasta 1815 que resurgiría casi intacta y con la fuerza de antaño, participando en la revolución norteamericana.


Imagen IPB
Sobre estas líneas, castillo de Wartburgo, donde Lutero estuvo confinado diez meses en su lucha contra los contrareformistas jesuítas.
Entre revoluciones

A finales del siglo XVIII el cargo de General lo ostentaba el italiano Lorenzo Ricci. Hombre astuto, sobre él pesa la sospecha de haber instigado la proscripción de la Compañía e incluso de simular su propia muerte. Pero fue en la revolución Norteamericana cuando su nombre resaltó especialmente porque, según diversos documentos, Ricci se reunió con nombres tan importantes como Benjamín Franklin en los días anteriores a la revuelta. Es difícil certificarlo con exactitud, ya que en los papeles y diarios se le menciona como "el profesor", pero las descripciones del personaje aportadas por los testigos coinciden con Lorenzo Ricci, incluyendo el que mencionaran que fue una persona "con don de idiomas y de amplia cultura".
No es descabellado pensar en la participación de los jesuítas en el nacimiento de los Estados Unidos porque sus miembros poseían grandes intereses comerciales en la zona. Desde esc instante, la Compañía tendn'a en los EEUU un nuevo campo de acción y no dejan'a de partid par en el desarrollo de la futura potencia mundial. El propio Lincoln lo intuiría durante la Guerra Civil. "Cada día siento de una manera más clara que no estoy luchando solamente contra los americanos del sur. Creo que detrás de ellos se encuentra el Papa de Roma, sus jesuítas y sus esclavos", comentó a sus más allegados.


Imagen IPB
Ignacio de Loyola.
Los seguidores de Ignacio de Loyola siempre han gozado de una imagen de gente díscola e inconforme con la autoridad papal, por mucho que pronunciaran el cuarto voto de obediencia a su figura. No hay más que mirar a la procedencia de los principales predicadores de la Teoría de la liberación para percibir que tal movimiento se sustenta básicamente de jesuítas. Nombres como José María Castillo, antiguo profesor de Teología en la Universidad de Granada; Manuel Fraijó, ex profesor de la Universidad de Comillas; José María Diez, autor de varios libros censurados; Jon Sobrino, compañero del asesinado y también jesuíta Ignacio Ellacuría, dan fe de ello. Todos han sido amonestados desde el Vaticano, y en ocasiones bajo pena de excomunión, por sus declaraciones en favor de un cambio radical en el seno de la Iglesia.
Sus voces críticas han reavivado la desconfianza que los últimos Papas fueron mostrando hacia la Compañía a la que ven como un poder paralelo, una fuerza indómita dentro del seno de la Iglesia.
Jesuítas versus Opus Dei

Actualmente los medios de comunicación hablan de que ambos movimientos se hallan soterrados en una lucha dentro de la curia vaticana. Los miembros del Opus por acrecentar su poder y los de la Compañía por no perderlo tras observar cómo Juan Pablo II y Benedicto XVI han favorecido la presencia de los de Balaguer en sus círculos privados.
Para el periodista Yvon Le Vaillant. de Le Nouvel Obser-vateur. la causa de las disputas reside en el instante en el que el Opus comenzó a cortejar a la burguesía para convertirse en sus educadores y directores espirituales. Hasta entonces los burgueses eran "terreno" de la Compañía. Ese movimiento de acercamiento desencadenó la competencia por hacerse con el mercado de las élites y ni siquiera los encuentros entre los "jefes" ya desaparecidos. Balaguer y Arrupe, hizo mejorar la situación. El periodista Jesús Ynfante asegura que Escrivá sentía que los jesuítas cortaban su expansión por lo que se refería a ellos como "los de siempre", a pesar de que incluso la fachada del Edificio Central de la Universidad de Navarra sea un calco de la Iglesia de los jesuítas en Roma. En otras ocasiones, siempre según la investigación de Ynfante. Escrivá perdía los nervios y aseguraba que prefería "mil veces que una hija mía muera si recibir los Santos Sacramentos, antes que le sean administrados por un jesuíta". También causó suspicacias el que el arzobispo de San Salvador y miembro del Opus. Fernando Sáenz. aceptara ser capellán del ejército que asesinó a Ignacio Ellacuría y a otros cinco jesuítas de la Universidad Centroamericana en 1989.
De ser así. esta disputa sería un capítulo más en la historia de la Compañía, que ha demostrado saber adaptarse a las circunstancias y sobrevivir donde otras órdenes religiosas han fracasado.


Imagen IPB
Relaciones con la masonería

A pesar de tratarse de una orden religiosa, a la Compañía se la ha relacionado en diversas ocasiones con importantes grupos masónicos. No es una posibilidad desdeñable ya que los jesuítas, al igual que los masones, siempre han sentido predilección por formar a las clases elitistas.
Uno de los mejores ejemplos puede encontrarse en la Universidad de Georgetown donde se han formado personajes tan importantes como el ex presidente norteamericano Bill Clinton. Fundada en 1789 por el obispo John Carroll. hoy continúa siendo regentada por los jesuítas.
Si se observa el escudo del centro de verá a un águila sosteniendo en una pata una cruz y en la otra un compás. Como se sabe, la cruz es el símbolo de los cristianos y el compás de los masones, mientras que el águila es el animal fetiche de Norteamérica. Que sostenga ambos elementos indicaría que los masones y los jesuítas conformaron el país de forma conjunta, lo que se ratifica con la inscripción Utraque unum al pie del escudo -"lo uno y lo otro'-.


Imagen IPB
Guardias sin espada

El nacimiento de la Compañía de Jesús no fue producto del azar. En el siglo XVI el cristianismo se encontraba sumido en una grave crisis de fe. Tras siglos de obediencia ciega comenzaban a escucharse las primeras voces discrepantes hacia el papel del Papa y los obispos.
El adalid de aquella revolución fue Martín Lutero. experto teólogo quien acusó a la casta sacerdotal de corrupta y de apartarse de la verdadera liturgia. Lutero creía que la Iglesia necesitaba una remodelación en su diseño y en su manera de aplicar las escrituras; abogaba por una interpretación más libre de la Biblia, sin la obligación de acudir al clero para que los pasajes fueran explicados. Sus ideas calaron y dieron origen al movimiento de La Reforma.
Fue entonces cuando Ignacio de Loyola decidió fundar su Orden dándole al Papa un hábil instrumento para combatir a los reformistas que amenazaban Europa. Los jesuítas aceptaron la misión y se enfrascaron en la llamada Contrareforma, una lucha sin cuartel para evitar la herejía luterana que acabó con la victoria de los fieles a la voluntad papal, excepto en los países centroeuropeos.
Desde ese instante la Compañía de Jesús fue vista por Roma como un poderoso ejército a su servicio, cuyos miembros lucharían sin desaliento por la defensa de la fe católica.

Nada de lo que escuches, sin importar quien lo diga. Nada de lo que leas, sin importar dónde esté escrito. Nada debes aceptar, sin previo discernirlo. Y por ti mismo, deberás decidir su validez o no. Lee, Informate e ¡Investiga! Cometa Azul Te saluda

No hay comentarios:

Publicar un comentario

TE AGRADECERIA ME DIJERAS CUAL ES TU OPINION SOBRE LO ACABAS DE LEER ?
Y POR FAVOR, DEJA TU HUELLA ANTES DE RETIRARTE, NO PIERDAS EL CAMINO DE REGRESO, QUE LA LUZ UNIVERSAL TE ACOMPAÑE.