BLOGGER TEMPLATES - TWITTER BACKGROUNDS »

miércoles, 17 de octubre de 2012

SOMOS INMORTALES

¿Qué características tiene nuestra esencia, nuestra alma, nosotros mismos?
Si hacemos caso de nuestra memoria inconsciente, una primera cualidad de nuestro ser es que es inmortal.
Resulta curioso, durante toda la historia de la humanidad ha sido uno de los anhelos más perseguidos, más deseados, la inmortalidad y sin embargo, lo teníamos, somos realmente inmortales, nuestras vida tiene un principio y un fin que son apenas un paso más para comenzar de nuevo.

Nos preocupamos porque nuestros avatares (cuerpo material) sean inmortales. Lo curioso es que si lo consiguiéramos nosotros seriamos entonces los esclavos de nuestros avatares.

¿Hay pruebas científicas de esto?
La respuesta es sí. Además es algo que puede ser comprobado por cualquiera, reproducido en un laboratorio, grabado documentado y que sucede a miles de personas desde la noche de los tiempos hasta la actualidad.
Estamos hablando de la regresión por hipnosis a vidas pasadas.
En concreto me remito a todos aquellos casos sujetos a investigación, en los que los sujetos  describen minuciosamente lugares, nombres, sucesos  que ocurrieron mucho antes del nacimiento de los sujetos, estoy hablando de sujetos que de forma inexplicable comienzan a hablar en lenguas totalmente desconocidas para ellos.


¿Qué dice la ciencia de todos estos casos, investigaciones y documentación?
Como no puede negar lo evidente se dedica a cuestionar el propio psicoanálisis. Hace poco esta práctica psicológica ha recibido un nuevo apoyo  buscar título.
Pero además ¿Cómo es posible que usted  pueda de la noche a la mañana hablar en latín o en sueco de forma natural y describa lugares que nunca ha visto pero que existen y familias y sucesos  de los que nunca tuvo noticia, pero que existieron? A esta pregunta la ciencia sigue dando la callada por respuesta.  senosglosia

Sin embargo, mucho antes de la existencia del método científico, de la ciencia tal y como hoy se conoce. Las religiones del mundo nos han dicho que nuestra alma era inmortal.
Sin embargo, parece que cuando nos lo dicen en la Iglesia, fuera algo que sea cuestión de fe, no demostrable, y solo asequible a mentes santas…. Es algo normal, cotidiano y que tiene unas terribles repercusiones para todos y para todo.

Recuerdan a Jesús, Él resucitó al tercer día (Ya hablaremos porque al 3º día), y nos enseñó que el que crea en Él  no morirá. Porque creer en Jesús es aceptar nuestra alma inmortal.
Aceptar esto querido lectores es comenzar a DESPERTAR

¡Quizás! Algunos lectores estén pensando ahora que se les ocurre una buena razón para perseguir y destruir a las religiones.
¿Existen más pruebas de la inmortalidad del  ser?
Si existen aunque estos casos son mucho menos numerosos y sólo aparecen en unos estadios tempranos de la vida.
Estoy hablando de niños de todas las partes del mundo, en todas las épocas, es decir que estos casos no están limitados ni por la geografía ni por la historia.


Estos niños sin necesidad de ser sometidos a psicoanálisis, comienzan a decir a sus familias que tienen otros papas, en otra casa, en otros lugares.
Estos niños hacen dibujos que luego podrán ser contrastados con las fotografías
Además estos niños comienzan a hablar en lenguas desconocidas y narran sucesos que después se confirman. A menudo estos niños en sus vidas pasadas tuvieron una muerte traumática.

¿Existen más pruebas de la inmortalidad del ser?
Muchísimas, las tenemos a diario, eso sí a partir de ahora ya no les hablaré de ciencia ni de método científico, a mi no me importa nada.

Durante siglos la historia del hombre trató a la muerte de forma diferente a la de hoy en día, convertido en un tema tabú, aséptico y sin ningún significado espiritual.
Nuestros antiguos quemaban los avatares y realizaban ritos para acompañar el alma del difunto a través de su camino por el más allá. Hoy se quema al  difunto en un polígono industrial, donde el ritual más significativo es la elección del diseño del vaso receptor de las cenizas.

El budismo, el Hinduismo las antiguas religiones han procurado enseñar en vida a los hombres los pasos a dar en la muerte, para que el espíritu culminará el viaje de forma feliz.
Los egipcios daban a este tránsito toda la importancia, no es necesario hablar aquí de las pirámides, y las creencias egipcias tan tratadas en el blog.

Hoy sin embargo, ese desconocimiento, esa falta de preparación, de información está originando un fenómeno nuevo, nuevo en términos de eternidad, naturalmente.
Estoy hablando de que una vez llegado el momento de la muerte, nuestro ser, se ve desorientado en los primeros momentos, su memoria es sólo la de la vida recién terminada, no la de las demás que vivió anteriormente. Ha recibido del Ego (Ya hablaremos de la definición de Ego, aunque los lectores del blog ya la conocen) sentimientos de angustia, de pánico de terror, motivados por una cultura que de forma intencional transmite estos sentimientos, que están dificultando su ascensión y su tránsito idóneo a la dimensión espacio temporal auténtica a la que pertenece.

Qué sucede entonces, que pasa cuando el ser no realiza el camino a la luz.
Lo que sucede es que ese ser se queda en mitad de la dimensión nuestra y la suya propia.
Es entonces cuando ocurren, eso que nosotros llamamos fantasmas.
Es curioso, en la sociedad actual, solo nombrar la palabra fantasma es requisito suficiente para que la gente se ría. A continuación siempre hay uno que pregunta ¿Crees en fantasmas?

Normalmente toda la gente se ríe y de coloca en la parte risueña para evitar que se rían de uno.
Esta es una actitud muy muy interiorizada en la sociedad occidental. ¿Por qué?

Queridos lectores sé que conocen esa respuesta muy bien.

Pues, queridos lectores yo creo en fantasmas, aunque tengo que decir que no he visto ninguno, salvo las muchas fotos sobre este tema, muchas de ellas falsas, pero algunas verdaderas, aunque si he tenido experiencia en sesiones de espiritismo.

¿Por qué  estoy diciendo todo esto?
Quería mostrarles pruebas de que somos inmortales, y a lo largo de todas las culturas, en todos los continentes, en todos los tiempos, la documentación que nos ha llegado nos habla de una certeza en la comunicación con espíritus que tuvieron problemas y permanecen ahí, en un lugar intermedio. No tienen cuerpo pero se pueden manifestar a nuestra vista y pueden tener influencia en los objetos, son los casos de poltegueis, estudiados, analizados, observados, comprobados hasta la saciedad.

¿Saben cuantas personas en todo el mundo, han narrado la famosa escena de la carretera nocturna y la aparición de un ser que se asocia a una muerte en ese mismo lugar? Son miles de personas en todo el mundo desde que hay carreteras.

Los castillos ingleses han sido quizás la excepción que confirma la regla en cuanto a la aceptación de sus fantasmas familiares.

Sin embargo, los seguidores de series como cuarto milenio, saben que es en hospitales en lugares donde existió un sufrimiento especial donde se registran de forma mucho más potente estas manifestaciones de seres atrapados.

Existen además de muchas fotos, vídeos y relatos entre los que hay una gran cantidad de material falsificado. Esto en parte se ha hecho para desacreditar a los que son verídicos.

Pero quizás existen unos documentos especialmente reveladores, registrados escrupulosamente bajo todas las garantías posibles. Estoy hablando de las psicofonías. Esos sonidos que nos hielan la sangre y que son el intento desesperado de comunicarse de unos seres que están aislados y solos.
Me remito especialmente a algunas cintas que están ambientadas durante la guerra civil española en aquellos lugares donde la lucha fue más encarnizada.

En las psicofonías se pueden escuchar los bombardeos y la lucha que se sigue produciendo ya que estos seres, están prisioneros en un momento temporal al que permanecen sujetos.
Hoy queridos lectores les he dicho que somos inmortales,  pero también les he dicho que eso puede ser también peor que la muerte.

¿No creen ustedes que el permanecer sin tiempo en una dimensión temporal sintiendo el miedo y la angustia es peor que la propia muerte?
Esto que acabo de decir ¿no les recuerda al infierno del que nos hablan algunas religiones. Un lugar atroz donde para toda la eternidad se sufre?
Curioso, verdad. Pues, es verdad el infierno existe y además existen los demonios de los que tanto nos hablan también. (Pero eso lo dejaré para otro día)

Pero también existe el cielo, el cielo donde unos seres (familiares y amigos a los que hemos querido especialmente) nos reciben en la luz para guiarnos por el camino de la ascensión.
No se crean que reniego de Dios, evidentemente es El Creador de todas las criaturas.

El famoso juicio para ir al infierno o al cielo no lo juzga Dios ni nadie. Lo hacemos nosotros mismos. Nuestro Karma , lleva escrito nuestros progresos y eso determina nuestras actitudes y capacidades para poder dejar el ciclo de las reencarnaciones o continuar otra vez.

Es curioso que los egipcios representen este hecho y simbolicen en el corazón y su peso la decisión, el corazón siempre se ha ligado al amor y los sentimientos.

Así pues como dijo Jesús amaros los unos a los otros y parece ser que la intensidad de ese amor es lo que dice al fiel de la balanza nuestro destino.

Nada de lo que escuches, sin importar quien lo diga. Nada de lo que leas, sin importar dónde esté escrito. Nada debes aceptar, sin previo discernirlo. Y por ti mismo, deberás decidir su validez o no. ¡Investiga! Cometa Azul Te saluda

No hay comentarios:

Publicar un comentario

TE AGRADECERIA ME DIJERAS CUAL ES TU OPINION SOBRE LO ACABAS DE LEER ?
Y POR FAVOR, DEJA TU HUELLA ANTES DE RETIRARTE, NO PIERDAS EL CAMINO DE REGRESO, QUE LA LUZ UNIVERSAL TE ACOMPAÑE.