BLOGGER TEMPLATES - TWITTER BACKGROUNDS »

sábado, 11 de agosto de 2012

EL ANCIANO

Erase una vez un anciano que había perdido a su esposa y vivía solo. Las manos le temblaban tanto que no podía trabajas. Tenía tres hijos  varones, pero los tres habían crecido y se habían casado, y estaban tan ocupados con su propia vida que sólo tenían tiempo para cenar con su padre una vez por semana.

El anciano estaba cada vez más débil, y los hijos lo visitaban cada vez menos.

Se pasó una noche en vela pensando que sería de él y al fin trazó un plan.

A la mañana siguiente fue a ver a su amigo el carpintero y le pidió que le fabricara un cofre grande. Luego fue a ver a su amigo el cerrajero y le pedio que le diera un cerrojo viejo. Por último fue a ver a su amigo el vidriero y le pidió todos los fragmentos de vidrios rotos que tuviera.

El anciano se llevó el cofre a casa, lo llenó hasta el tope de vidrios rotos, le hecho llave y lo puso bajo la mesa de la cocina. Cuando sus hijos fueron a cenar, lo tocaron con los pies.
-¿Qué hay en ese cofre? Preguntaron, mirando bajo la mesa.

-Ho, nada – respondió el anciano-, sólo algunas cosillas que he ahorrado.
Sus hijos lo empujaron y vieron que era muy pesado. Lo patearon y oyeron un tintineo.
-Debe estar lleno con el oro que ahorro a lo largo de los años – susurraron.

Deliberaron y comprendieron que debían custodiar el tesoro. Decidieron turnarse para vivir con el viejo, y así podrían cuidar también de él.

Al fin el anciano padre enfermo y falleció. Los hijos le hicieron un bonito funeral, pues sabían que una fortuna los aguardaba con el viejo. Cuando termino la ceremonia, buscaron en toda la casa hasta encontrar la llave, y abrieron el cofre. Por cierto, lo encontraron lleno de vidrios rotos.

-¿Qué triquiñuela infame ¡- exclamo el hijo mayor- ¡Que crueldad hacia sus hijos¡
-Pero, ¿Qué podía hacer? –pregunto tristemente el segundo hijo seamos francos. De no haber sido por el cofre, lo habríamos descuidado hasta el final de sus días.
-Estoy avergonzado de mi mismo – sollozo el hijo menor -. Obligamos a nuestro padre a rebajarse al engaño, lo teníamos abandonado.

Nunca debemos olvidarnos de quienes nos dieron lo mejor de sus vidas

Nada de lo que escuches, sin importar quien lo diga. Nada de lo que leas, sin importar dónde esté escrito. Nada debes aceptar, sin previo discernirlo. Y por ti mismo, deberás decidir su validez o no. ¡Investiga! Cometa Azul Te saluda

1 comentario:

TE AGRADECERIA ME DIJERAS CUAL ES TU OPINION SOBRE LO ACABAS DE LEER ?
Y POR FAVOR, DEJA TU HUELLA ANTES DE RETIRARTE, NO PIERDAS EL CAMINO DE REGRESO, QUE LA LUZ UNIVERSAL TE ACOMPAÑE.