BLOGGER TEMPLATES - TWITTER BACKGROUNDS »

jueves, 5 de julio de 2012

MEDIUNIDAD, INTUICION Y CONDUCTA

Si, al leer este artículo, por uno u otro motivo, te sientes aludido, créeme: la intención no es otra que poner en alerta y hacer que más personas tengan el valor de asumir posturas serias, honestas, humildes y responsables en lo que se refiere a la intuición, a la mediumnidad y a sus conductas personales, profesionales y religiosas. Entonces, si alguien se ofende, sepan todos que no es esa mi intención.
Piensa verdaderamente como vienes comportándote, porque, si hay resistencia a la crítica, es porque la caperuza puede estar sirviéndote y tu ego anda algo desorbitado.

¿Quién soy yo para decir lo que voy a decir? Soy alguien como tú que sabe que es preciso rescatar la seriedad de la terapia holística y de la religión para que las personas pasen a darles el debido valor y crédito. Con actitudes como esa, desterramos prejuicios y hacemos que más personas puedan permitirse el beneficio de participar en trabajos serios. En realidad, lo que importa es que este texto haya sido escrito, no importa por quién, para que podamos pensar acerca de nuestras vidas y, quién sabe, corregir el rumbo mientras es tiempo. Y, si te paras a pensar, te darás cuenta de que no estoy exagerando. De cualquier manera, en algunos casos, no agradar es el precio que se paga por posicionarse.
Es muy importante que las personas dejen de engañarse, pasando entonces a tener el comportamiento verdadero y honesto que sus protectores esperan de ellas. Solamente así cumpliremos el propósito de nuestros espíritus, que ha sido definido para cada uno de nosotros desde antes de encarnarnos.

Intuición y mediumnidad son dones que pueden ser irresponsablemente conducidos y, por esto mismo, mal comprendidos por el conjunto de las personas. Se producen equivocaciones graves cuando, por ejemplo, alguien se depara con un médium o un terapeuta cuya conducta es impropia, que se sirve de su condición para iludir a la gente y con ello obtener provecho propio. Entonces, por miedo o descrédito, muchas personas se vuelven escépticas y pierden las oportunidades de cura proporcionadas por las terapias complementarias, perdiendo también la de vivenciar, con naturalidad, sus intuiciones y mediumnidades, estos maravillosos dones, que son innatos en todos nosotros.
En función de la falta de seriedad e incluso de la deshonestidad de médiums, de terapeutas y de supuestos gurúes que afirman tener capacidades que ya les gustaría tener, pero que en realidad no tienen, que eligen títulos que les agradan por estar más de moda en el medio esotérico, que empiezan atendiendo a personas después de haber leído algunos libros o de hacer cursillos de fin de semana, tanto la intuición cuanto la mediumnidad han terminado por ser consideradas manifestaciones de la imaginación de personas sin cultura, soñadoras y malintencionadas. Esto hace que el medio científico, por ejemplo, a causa de los prejuicios, no dé a esos dones naturales la debida importancia. Con ello se ve perjudicada toda la sociedad, porque la intuición y la mediumnidad son dones muy lindos, que merecen respeto y estudio, por el importantísimo papel que tienen en la vida de las personas.

Si, a pesar de todo eso, felizmente la persona decide que pondrá empeño en el desarrollo de su mediumnidad, es preciso que sea bien orientada, so pena de embarullarse, y lo que sería peor: embarullar a otras personas. Unos se embarullan, porque consideran que la intuición y la mediumnidad son manifestaciones sobrenaturales, rodeadas de misticismo, y por ello acaban elaborando fantasías e imaginando cosas. La mayoría, sin embargo, se embarulla por deshonestidad o ego, y por querer atender a sus propios intereses.

La intuición no es una facultad imprecisa, no es producto de lo sobrenatural. Se encuentra relacionada con la perspicacia. Puedo decir que, a través de la intuición, tenemos acceso a la sabiduría de nuestro propio espíritu, es decir, a todo aquello que, en algún momento de nuestras diversas encarnaciones, hemos guardado y que no sabemos de manera consciente, porque, como encarnados, no tenemos acceso a la totalidad de esas informaciones. Son nuestros archivos. Cuanto más limpiamos nuestro campo mental, ampliando nuestras conciencias a través de técnicas saludables, más perfeccionamos nuestra capacidad selectiva y la perspicacia que permite ese acceso.
La lectura de estos archivos del pasado, puede conducir a errores y aciertos, conforme a la etapa en que se encuentra la persona y conforme a su mayor o menor tendencia a envolver en misticismo los acontecimientos. Cuando la persona tiene esa tendencia, se da la disminución del potencial de utilización de su intuición, perjudicando los bellos resultados que se podrían obtener, porque ella considera que está teniendo acceso a algo que, en realidad, está inventando. Lo explico mejor. La intuición es un don natural que puede no ser debidamente utilizado, cuando la persona, por el ansia de obtener soluciones mágicas, o en función de su ego, considera que ve más allá de lo que realmente su intuición le puede mostrar, y acaba por crear un inadecuado viaje místico.
Tal como la intuición, la mediumnidad es un don natural e innato que todos poseemos, el cual debe ser considerado con la debida seriedad y competencia, bajo pena de causar grandes trastornos en su andadura a médiums o personas que buscan asistencia en casas de religión, centros espíritas o esotéricos.

Abordaremos ahora la mediumnidad, considerando lo que ya se ha dicho sobre la intuición. Podemos y debemos hacer ese puente, porque la intuición, en el caso de los médiums conscientes, la gran mayoría, interfiere sobremanera en el proceso de transmisión de mensajes de los espíritus que estos médiums incorporan. Cuando un médium es buen intérprete del mensaje del espíritu, el mensaje es bien transmitido. El problema es que, cuando el médium no consigue interpretar bien, por falta de doctrina, acaba por utilizar su intuición para completar el mensaje, lo cual puede distorsionarlo completamente, confundiendo a quien está buscando un camino. Sucede que desviar a alguien de su camino puede costar muy caro, y el karma generado es algo muy serio para no ser tenido en consideración. ¿Imaginas, por ejemplo, si un médium supuestamente incorporado, que sienta alguna animadversión por otro médium de la casa, éste desincorporado, decide aconsejarle, en nombre del espíritu con quien está trabajando, que se busque otros aires, otros trabajos? Sepamos todos que no hay karma más grande que desviar a una persona de su camino espiritual, es decir, de su oportunidad de evolucionar espiritualmente.

Consecuencias bastante dañosas resultan de consultas dadas por médiums dominados por el ego, que, no dando crédito a la fuerza y a la competencia del espíritu con el cual trabajan, consideran que tienen que interferir, decir alguna cosa más, para que su pase tenga valor. Y lo peor es que, en muchos casos, se forman colas para el pase con esos médiums, porque las personas se encuentran tan carentes de atención, que se empeñan en ser escuchadas y en recibir algunas palabras, por más vacías y equivocadas que sean.
Por eso, si no estás seguro acerca de si estás o no influenciando las comunicaciones del espíritu que incorporas, lo mejor que puedes hacer es callar. Aunque todavía no confíes en la capacidad de tu protector, ten en cuenta que un pase nunca es dado por un único espíritu. Son falanges de luceros que prestan asistencia en los trabajos de pase. Entonces, puedes tener la seguridad de que la persona que está recibiendo el pase está siendo muy bien atendida, y lo que tú digas no es precisamente lo que habrá de marcar la diferencia.

Además de eso, si el pase es conducido en silencio, será tan bueno o incluso mejor que si es hablado, porque llevará a la persona a prepararse energéticamente con el fin de obtener sus propias respuestas.
Otro caso gravísimo es el de los que, juzgando no necesitar de nadie, de manera irresponsable e incluso auto-destructiva, deciden incorporar entidades en casa, sin la protección que sólo se forma en una sesión, para “dar recados” a sus familiares en nombre de los espíritus.
En el primero de los casos, sucumben, con el paso del tiempo, en función de sus egos. Además los espíritus de luz, que no compadrean con tamaña irresponsabilidad y osadía, respetando el libre albedrío de la persona, se mantienen aparte, esperando que aquélla despierte de sus devaneos.

Hablo ahora a los terapeutas. Vamos a tratar de nuestra condición, sabedores de la responsabilidad que tenemos y sirviéndonos del mismo enfoque: seriedad, honestidad, humildad y responsabilidad, no rehuyendo el tema intuición y mediumnidad. Sucede que los terapeutas acaban por trabajar mucho con la intuición, o consideran que trabajan, y es preciso que no se iludan con sus supuestas capacidades intuitivas. En ese contexto, mucha gente que considera que “ve”, en realidad “crea”, en función de sus prejuicios y condicionamientos desviando a las personas de sus caminos.

Es impresionante cómo surgen terapeutas a borbotones, atestando los artículos de los periódicos esotéricos, ofreciendo ilusiones e incluso anunciando ser formados en cosa alguna, que ni siquiera han estudiado. Son personas que no poseen la adecuada cualificación y habilidad para prestar los servicios que ofrecen. Se aventuran y perjudican la credibilidad de doctrinas y de trabajos serios, dando la razón a aquellos que, por ideas preconcebidas, atacan las terapias complementarias. Son personas que simplemente van publicando, en sus propagandas, que son formados en cosas incluso antagónicas, comportándose como aquellos futbolistas que juegan en todas las posiciones, pero que en realidad no son buenos en ninguna. Considero que debería haber un poco más de respeto por el ser humano. Si alguien quiere realmente hacerse terapeuta, que comience por recorrer el camino de la verdad, de la seriedad, de la honestidad y de la competencia.
Si eres masoterapeuta, por ejemplo, sé un buen masoterapeuta, actualízate, pero no hagas interpretaciones respecto de lo que has “visto” o “sentido” sobre la persona, durante el masaje. Quién ha recibido el masaje es el que debe evaluar lo que ha sentido. Está claro que un masoterapeuta recibirá sus impresiones, pero que las guarde para sí. Al fin y al cabo, un masaje no es un oráculo.

El chamanismo es un ejemplo de trabajo terapéutico que conozco en profundidad, porque hace más de veinte años que vengo iniciando a personas, por orientación espiritual, con una bandera de humildad y sin ofrecer aquello a que he denominado “chamanismo Disneylandia”. En el “chamanismo Disneylandia”, supuestos chamanes ofrecen juguetes para personas mayores o adoptan comportamiento y vocabulario de indios americanos, como si entre ellos estuviesen prometiendo, en una única vivencia, visiones mágicas, como si la práctica chamánica llevase a la persona a “viajar”. Olvidan que las iniciaciones chamánicas necesitan de aptitudes específicas y desarrollo de consciencia para ser realizadas.

Cabe aquí una historia, para que sirva de ejemplo. Cierta vez, en Sao Paulo, una persona participó de una vivencia realizada por mí, llevando consigo a seis o siete “discípulas” suyas. ¡Creedlo! Todavía existen personas que quieren discípulos. Dos semanas después de aquella vivencia, ella decidió hacer una vivencia “chamánica” con su gente y algunas personas más. Pensaba que, imitando los ejercicios que habíamos hecho, estaría practicando el chamanismo. Resultado: ha perdido un dedo en la vivencia que realizó. Eso para mencionar tan sólo el daño causado a sí misma. Acerca de esto, dejo la información: cualquier persona que quiera iniciarse en el chamanismo necesita tener un maestro encarnado, tiene que trabajar durante una buena temporada con ese maestro, para solamente después de ser autorizada por él, pasar a conducir trabajos. Es preciso conocer las defensas y los resortes de protección para realizar, tanto un trabajo de chamanismo como una sesión mediúmnica, que son cosas diferentes, pero que poseen fundamentos de la misma manera. El chamanismo trabaja con el propio espíritu de la persona, y lleva a la ampliación de consciencia y desenvolvimiento de su intuición, entre otros dones. Para esclarecer, en una sesión mediúmnica, el médium trabaja con la presencia de espíritus de luz que orientan los trabajos.

¡Observad con qué frecuencia crean nombres nuevos para el Reiki! Pienso que crean diferentes nombres para la misma práctica a fin de que los alumnos ya formados paguen por nuevos cursos. Reiki es reiki, práctica muy linda, que tiene su difusión perjudicada por el interés mercantil de muchas personas que no merecen ostentar el título de formadores.
Me causa preocupación el ver, en periódicos o en Internet, a personas que han pasado por una o dos de las vivencias que he conducido, disponiéndose a conducir prácticas chamánicas que, con toda seguridad, desconocen. Como las he conocido, sé que tendrían que pasar por largo período de preparación, e incluso de tratamiento, para libertarse de los condicionantes de esta encarnación, y solamente después desarrollar capacidades, por el rescate de conocimientos contenidos en la memoria de sus espíritus. Esa sería la forma adecuada, para que se armonicen, para disminuir sus egos y para que recorran el camino correcto. A fin de cuentas, estamos todos de acuerdo en que sólo quien está bien puede realmente ayudar a otro. De lo contrario, no puede haber contribución.
Cuando se trata de algo tan serio como influenciar la vida de las personas, lo mejor que podemos hacer es buscar capacitación seria, no invadiendo terrenos que nos son desconocidos. Sólo recorriendo los caminos de la responsabilidad, de la seriedad, de la honestidad y de la responsabilidad, no correremos el riesgo de perdernos en los laberintos destructivos del ego y de causar males a veces irreparables a la vida de otras personas.
Escrito por: Jorge Menezez

Nada de lo que escuches, sin importar quien lo diga. Nada de lo que leas, sin importar dónde esté escrito. Nada debes aceptar, sin previo discernirlo. Y por ti mismo, deberás decidir su validez o no. ¡Investiga! Cometa Azul Te saluda

No hay comentarios:

Publicar un comentario

TE AGRADECERIA ME DIJERAS CUAL ES TU OPINION SOBRE LO ACABAS DE LEER ?
Y POR FAVOR, DEJA TU HUELLA ANTES DE RETIRARTE, NO PIERDAS EL CAMINO DE REGRESO, QUE LA LUZ UNIVERSAL TE ACOMPAÑE.