BLOGGER TEMPLATES - TWITTER BACKGROUNDS »

jueves, 19 de abril de 2012

EL PLAN COSMICO # 12 - FINAL - VIAJE A NUESTRO PLANETA Y LA GUERRA PSIQUICA

La rebelión de los oriones, ocurrida hace unos 25.000 años de los nuestros, había sido controlada por la Confederación Galáctica. Aquellos seres que se plegaron a la violenta postura de Satanael serían deportados a la Tierra para apoyar el proyecto, como si se tratasen de trabajos forzados, y así contribuir en el proceso de aprendizaje de la raza humana. Fueron enviados a nuestro planeta en grupos. No vinieron todos los rebeldes en un solo viaje. El primero de estos grupos habría llegado a la Tierra poco antes de la trasgresión de los 200 Vigilantes en el Monte Hermón, y, el último grupo de deportados con Satanael a la cabeza llegó a nuestro planeta en los primeros tiempos de la Atlántida. Cuerpos clonados Debido al avance evolutivo que lograron los oriones y otras civilizaciones extraterrestres , al morir y encarnar nuevamente, no pierden el recuerdo de la experiencia adquirida en la vida anterior. Poseen una "conciencia lineal". Por ello, en un procedimiento que no podemos comprender aún en la Tierra, decidieron construir sus propios cuerpos o réplicas adultas, para ser ocupadas si su vehículo material era destruido o se detectaba ya inservible. Era como cambiar de ropa. Un fenómeno que ya se había registrado en el primer grupo había alertado a la Confederación. Se trataba de un envejecimiento prematuro, fruto de poseer cuerpos clonados y bajo una influencia energética extraña para ellos nuestro planeta . Esto no es descabellado, por cuanto los problemas que enfrenta la clonación humana según los recientes experimentos es, precisamente, el envejecimiento acelerado. Para comprender esto imaginemos a un ser con una conciencia de 3000 años de existencia encarnar nuevamente como bebé, y tener que vivir ese proceso, una y otra vez, hasta poseer un cuerpo adulto. En la Tierra, desde luego, esto no es así, por cuanto nos encontramos en un peldaño distinto de aprendizaje, olvidando quiénes fuimos en una existencia anterior y creciendo en distintas familias, geografías y realidades para finalmente abrazar la iluminación que nos lleva de regreso a Dios. Según los Guías, no poseemos aún la preparación necesaria para recordar todo cuanto hicimos. Si en una sola existencia, los seres humanos nos vemos afectados por las personas que nos hicieron daño, que dañamos, que amamos, que perdimos, y diversas experiencias de impacto que nos sacuden, ¿qué pasaría si recordáramos el mismo proceso pero en 20 o 50 existencias? No lo soportaríamos. Lo que nos permitiría prepararnos para asumir ello, es la conciencia de que somos en realidad seres cósmicos Los Cristales-Prisión Al envejecer rápidamente y morir en la Tierra, al provenir de Orión, las esencias de los deportados tendrían que volver a su lugar de origen. Si ello hubiese sido así, posiblemente hubiesen encarnado en los cuerpos clonados, ya adultos, que se encontraban en aquellos mundos de la gran constelación. Los Vigilantes de las Pléyades, para evitar ello, depositaron en la Tierra unos cristales romboidales, de un color verde brillante color asociado también a nuestro planeta, y que podemos observar en la vegetación cuya parte inferior enterraban, quedando la parte superior expuesta a manera de una pirámide de base cuadrada. No obstante, hemos sabido, en experiencias recientes, que no todos aquellos oriones cuyas esencias fueron atrapadas en otro plano dimensional por aquellos cristales, murieron por el envejecimiento prematuro. Satanael, al ver que estaban envejeciendo rápidamente en la Tierra, logró esquivar la observación de los Vigilantes pleyadianos para instalar laboratorios subterráneos con la intención de hallar alguna cura o antídoto. Sin embargo, los Vigilantes detectaron esta iniciativa y, por orden de la Confederación Galáctica, al ver la violenta y persistente posición de los oriones deportados, amparada en esta iniciativa científica que involucraba, además, la posible creación de cuerpos nuevos para aquellos que ya habían sido atrapados por los cristales, decidieron destruirlos en una intervención bélica. Los laboratorios de los deportados que fueron alcanzados por el ataque de los Vigilantes pleyadianos estaban instalados en lugares que hoy por hoy son conocidos en nuestra experiencia de contacto, como Paititi y Monte Shasta, entre otros. Ello explica por qué, precisamente, en estos enclaves se hallan aquellos Cristales-Prisión, y el por qué de la presencia de la Hermandad Blanca, cuya fundación en la Tierra, abordaremos en el siguiente capítulo. Los oriones "atrapados" dimensionalmente le habían declarado una guerra psíquica a la humanidad, afectando considerablemente a los atlantes, quienes ya tenían bastante con el conocimiento heredado de sus padres los Vigilantes. Maldek y la destrucción de Poseidonis Los atlantes se volvieron una raza colonizadora, guerrera, expandiéndose por el planeta e imponiendo su tecnología y avance. Incluso se vieron en un enfrentamiento con una civilización autónoma de lo que había sido la antigua Lemuria y, por si esto fuera poco, una guerra interna por cuanto la Atlántida se fraccionó en dos corrientes: la que mantenía el espíritu de la luz, y aquella influenciada por las tinieblas que terminó destruyendo el archipiélago atlante las diez islas dejando sólo a tres como supervivientes, entre ellas, el centro principal, que alude a la Poseidonis de Platón. Toda la tensión generada en Marte por los atlantes, y luego en Maldek, por la ley de vibración lo semejante atrae lo semejante atrajo a un objeto sideral errante hacia el interior del Sistema Solar, pasando muy cerca de Maldek, y, por un efecto desconocido, quizá fruto del propio magnetismo del gran intruso celeste, las armas de destrucción masiva de los atlantes, que se hallaban concentradas principalmente en aquel planeta, estallaron por sí solas, destruyendo así al planeta en una violenta explosión. Las consecuencias fueron catastróficas, pues los fragmentos salieron despedidos hacia Marte impactándolo, haciendo que gran parte de su agua y su atmósfera se perdiera en el espacio, acabando con la mayor parte de la vida en la superficie del planeta rojo (Aquí debemos acotar, que en la actualidad hay vida en Marte, pero sus pobladores viven en el interior del planeta). Pero los fragmentos de Maldek no sólo alcanzaron a Marte. Ellos también llegaron a la Tierra, estrellándose muchos contra el escudo natural del planeta que es la Luna. En ese entonces, la Tierra atrapó dos grandes trozos que estuvieron orbitando durante un cierto tiempo alrededor del mundo, por lo que podemos afirmar que hubo una época en que tuvimos tres lunas; la actual y dos asteroides más pequeños, los cuales fueron más adelante atraídos al planeta impactando uno de ellos en el Pacífico y mucho tiempo después, el otro entre el Atlántico y el Caribe, produciendo profundas fisuras donde la corteza terrestre es bastante débil, abriéndose así, peligrosos vórtices electromagnéticos, que actualmente se conocen como el Triángulo de las Bermudas y el Triángulo del Dragón. Tenemos que reseñar que estos fragmentos no cayeron inmediatamente en el planeta. En ese entonces, la tecnología y el poder mental de los atlantes era muy grande, de tal manera que llegaron a controlar aquellas otras "lunas", colocando precisamente en lo que hoy corresponde al mar caribe, una estructura piramidal llamada por los atlantes "Tagmatrón" con una gran esfera de cristal en la punta a manera de una inmensa máquina energética que proyectase un haz de luz al espacio, y sostuviese la presencia de cada uno de esos cuerpos. Igualmente, se trabajó en una estructura similar en el Pacífico, en lo que alguna vez correspondió a la ubicación de Mu continente desaparecido cuyos restos se pueden asociar con la enigmática Isla de Pascua, en el mar de Chile. Estas pirámides concentraban una energía extraordinaria, como jamás hubiésemos imaginado. Pero la crisis interna de la sociedad atlante llegó a niveles incontrolables, como describimos líneas atrás, por la influencia satánica, que pretendió utilizar el poder desarrollado para liberar a sus compañeros y atacar a la mismísima Confederación Galáctica; ello terminó revirtiendo el poder de dichas pirámides, atrayendo aquellos cuerpos siderales que debían mantenerse a la distancia, haciéndoles impactar y creando, no sólo grandes abismos oceánicos, sino también hoyos interdimensionales que comunican con otro tiempo y espacio. Estos agujeros no están abiertos todo el tiempo, sino cuando aquellas pirámides, hoy sumergidas, concentran gran cantidad de energía, liberada a su vez, por las tormentas que en la zona se producen frecuentemente. LA GUERRA PSÍQUICA Todo esto y más hizo la oscuridad en contra del proyecto. El planeta registraba por ese entonces, graves problemas debido a los desequilibrios provocados por los inmensurables impactos. Los oriones estarán allí atrapados hasta que se cumpla el plan redención. Es decir, o ellos se arrepienten y cumplen con ayudarnos, o si no, de ahí no salen. Por eso aquellos seres le han declarado una guerra psíquica a la humanidad, y como ya vimos, desde la Atlántida, en donde casi lo consiguieron, han hecho todo lo posible por destruirnos. Recordemos que esta guerra psíquica no es solamente referida por los extraterrestres hacia nosotros para que estemos alerta de cómo la asechanza intenta manipularnos. El apostol Pablo ya lo mencionaba en una de sus cartas a los Efesios (Ef. 6, 11-12) cuando dice: "Vestios de toda la armadura de Dios, para que podáis estar firmes contra las asechanzas del diablo, porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernantes de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes". Como ellos no pueden manipular a todos los seres, manipulan a unas cuantas personas vinculadas a la política, a la religión, a la economía, a los mandos militares, y a través de ellos mantienen el caos mundial de desesperanza, angustia y desequilibrio. Son ellos, los satánicos atrapados y sus servidores los que conforman y mantienen un Gobierno Interno Negativo en nuestro planeta, que basa su poder en la ignorancia. Todos los grandes archivos de la humanidad han sido sistemáticamente destruidos desde la Gran Biblioteca de Alejandría hasta los registros del Cusco, desde los códigos mayas y aztecas hasta la barbarie del fascismo alemán. Todo aquello que pudiera darnos luz, que pueda llevarnos a recordar que somos parte de un proyecto cósmico ha sido silenciado de una u otra forma, y que quede claro que no somos "ratas de laboratorio", en realidad, somos bebés de probeta; nuestro mundo no es una granja donde nos están cebando para luego incluirnos en su dieta alimenticia, sino, más bien, somos una especie de "casa cuna" de donde los maestros esperan aprender de los discípulos a través de nuestras propias vivencias. Posteado x Cometa Azul

No hay comentarios:

Publicar un comentario

TE AGRADECERIA ME DIJERAS CUAL ES TU OPINION SOBRE LO ACABAS DE LEER ?
Y POR FAVOR, DEJA TU HUELLA ANTES DE RETIRARTE, NO PIERDAS EL CAMINO DE REGRESO, QUE LA LUZ UNIVERSAL TE ACOMPAÑE.