BLOGGER TEMPLATES - TWITTER BACKGROUNDS »

viernes, 9 de marzo de 2012

LAS SECTAS RELIGIOSAS Y SU MANIPULACION SPICOLOGICA.

Es importante dar a conocer los casos y la verdadera funcionalidad de la institución, ya que no es posible que en el día de hoy se sigan cometiendo actos en contra de la humanidad. Sobre todo, por una institución que se encuentra bajo un marco de legalidad, pero que deja mucho que desear. El Opus Dei (“obra de Dios”) es una institución perteneciente a la Iglesia Católica, fundada el dos de octubre de 1928 por Josemaría Escrivá, sacerdote español canonizado en 2002; la misión institucional es difundir la enseñanza católica de que todas las personas están llamadas a hacerse santos, y que la vida ordinaria es un camino hacia la santidad. Según datos del Anuario Pontificio (2004) cuentan con 1.850 sacerdotes y 83.641 laicos. Sobre Jose M.Escriva: De acuerdo con una biografía escrita por Peter Beglar (la cual tiene un Imprimatur y un Nihil Obstat del Arzobispado de N. York), Escrivá estuvo internado como paciente psiquiátrico por cinco meses en un manicomio para escapar de la persecusión durante la guerra civil. Mientras tanto, sus cinco discípulos permanecieron escondidos en diversos lugares, todos ellos corrían el riesgo de ser apresados. Siendo el Opus Dei (OD) una secta que practica los fraudes, podemos suponer que explicaron esto de esta forma, porque aceptar la locura de Escrivá es vergonzoso para ellos. Es perfectamente lógico suponer que Escrivá necesitó permanecer en el hospital para tratar su enfermedad mental. Si lo que sus biógrafos dicen es cierto, podemos preguntarnos: 1) ¿Cómo pudieron sobrevivir sus discípulos la persecución en otros lugares, sin recurrir a esconderse en un manicomio? 2). Si Escrivá decía que era como un padre para sus discípulos, por qué no pidió a su supuesto amigo (el director de la clínica) que acoja también a sus discípulos? Siendo mentirosos los mandos del OD, deberíamos también dudar de esa historia. Por otro lado, sus escritos, palabras y comportamiento son evidencia de que el tratamiento psiquiátrico de Escrivá no fue completamente exitoso, pudieron manejar de alguna manera un espisodio incontrolabre que lo condujo a la clínica psiquiátrica, pero su insania continuo hasta su muerte. Sobre su desequilibrio mental, podemos recordar algunas cosas, de acuerdo con sus biógrafos oficiales: —En 1928 dijo que ‘Dios se dignó iluminarlo y tuvo una visión mística sobre el OD y lo que el Señor quería con ‘la obra’ a través de los siglos, hasta el final de los tiempos’ (en realidad tuvo alucinaciones o creó una fantasía para parecer grande). Es común en los locos creer que tienen una misión mundial salvífica. —Escrivá siempre dijo que el verdadero fundador del Opus Dei es Dios mismo, y que tiene un carácter universal… La institución es considerada por algunos teólogos como signo de contradicción y por otros como fuente de controversia, siendo criticado por diferentes sectores como la asociación española Projuventud A.I.S. (Asesoramiento e Información sobre Sectas); ODAN (asociación Estado Unidense) para ofrecer ayuda a ex miembros afectados por el Opus Dei. Del mismo modo, debido al proselitismo con menores, se fundó la asociación “Our Lady and St. Joseph in Search of the Lost Child”, con miembros destacados en diferentes países como Estados Unidos, Francia, Inglaterra, Irlanda. Y también por ex miembros, formándose la pagina web opuslibros.org. A pesar de las criticas que circulan en torno a dicha institución, desde la iglesia católica existen posturas favorables, Juan Pablo II dijo que “el Opus Dei anticipó la teología del estado laical que es una nota característica de la Iglesia del Concilio y después des Concilio”, describiendo su fin como un gran ideal; Benedicto XVI, tres años antes de ser Papa, dijo que “la vida y mensaje de Escrivá son un mensaje de grandísima importancia, que lleva a superar la gran tentación de nuestro tiempo”. Desde estas acusaciones de sectarismo que sufre el Opus Dei, se compara el concepto de secta religiosa y las practicas acusadas por sus ex miembros: Desde una aproximación etimológica el término secta (sequor, en latín significa “seguir”, “marchar detrás”, “seguir la inspiración” definiéndose en su totalidad como un grupo de individuos unidos por un líder o una doctrina; conjunto de seguidores de una parcialidad religiosa o ideológica (diccionario de la lengua española, vigésima segunda edición) . Michael Langone (1988), psicólogo especializado en sectas, las define como “un grupo o movimiento, que exhibe una devoción excesiva a una persona, idea o cosa y que emplea técnicas antiéticas de manipulación para persuadir y controlar (a sus adeptos); diseñadas para lograr las metas del líder del grupo; trayendo como consecuencias actuales o posibles, el daño a sus miembros, a los familiares de ellos o a la sociedad en general”. Véronique Duborgel, ex miembro del Opus Dei (participó durante 13 años) cuenta en su libro “En el infierno del Opus Dei” que la institución en sus practicas habituales utiliza técnicas de adormecimiento mental, que constan de: si se cuestiona, duda o desobedece a los lideres del grupo es considerado como pecado; les convencen que sus limitaciones intelectuales y emocionales son infinitas, donde no deben confiar en su habilidad de razonar y tomar decisiones; si la vida que se lleva adentro provoca ansiedad o duda, se debe meditar, rezar, cantar y repetir frases que recuerden los objetivos del grupo, alabando al fundador y de paso quitar los “malos pensamientos”; deben pedir permiso antes de leer un libro, ya que puede atentar contra el grupo. Además señala técnicas de adormecimiento social, donde deben abandonar las metas personales y actividades del pasado e ir dedicando todo su tiempo a perseguir los objetivos del grupo, deben hacer crecer la familia, consiguiendo nuevos miembros que pasaran a ser hijos espirituales. Por otro lado existen grandes criticas al reclutamiento de los miembros, en un principio al potencial miembro no le dicen que son Opus Dei, sino hasta que lo creen convencido (Josef Knecht, 2007). La manipulación de jóvenes es otro método utilizado para el reclutamiento, donde los jóvenes reclutados mayoritariamente por los colegios de la institución son guiados dogmáticamente, aprovechándose de la inexperiencia propia de la juventud. Entre otras criticas podemos encontrar, la reacción irracional contra los valores del mundo moderno, donde se tilda de Marxista a quien habla de justicia social y derechos humanos; abuso de la información, donde los reclutados son obligados a escribir reportes individuales. Deshumanización, ya que se les hace ver como enemigo al que se opone a sus ideas, considerándolos seres inferiores. Se mutila el valor de la fraternidad, considerándose posible sólo entre miembros del Opus Dei. La correspondencia en algunos casos es violada. Por ultimo si un miembro desea salirse estos son condenados y perseguidos en sus ambientes familiares y de trabajo. (Modigliani, 1992). Desde un punto de vista a esta institución como secta religiosa, la conducta antisocial se presenta desde la concepción de los derechos y libertades propios de todos los seres humanos, promovidos desde la declaración de los derechos humanos de 1948, donde se considera que el menosprecio de los derechos humanos ha originado actos de barbarie para la humanidad, fomentando así la libertad de creencias en el mundo. Por lo que el Opus Dei, rompe con los siguientes artículos de la declaración: a) Articulo 1: “Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos y, dotados como están de razón y conciencia, deben comportarse fraternalmente los unos con los otros.” El Opus Dei rompe con este artículo al menospreciar la labor de las mujeres, estas no pueden ocupar cargos de mayor importancia en la prelatura. Las “numerarias auxiliares” pasan a ser empleadas de tiempo completo, consideradas como las hijas pequeñas del “padre”: pequeñas en su capacidad intelectual, pequeñas en su capacidad de pertenecer a algún consejo local, pequeñas en su características físicas y su procedencia, no pueden aspirar a desarrollarse de ninguna forma en su vida personal. La gran mayoría ha ingresado a la institución a muy temprana edad (alrededor de los 15 años) llevadas del campo a la ciudad para realizar trabajos domésticos. A ellas se les paga por su trabajo, pero el dinero queda en manos de la persona que se encuentra a cargo, disponiendo que es lo que se debe comprar, cuanto debe gastar y donde debe comprar. b) Articulo 4: “Nadie estará sometido a esclavitud ni a servidumbre, la esclavitud y la trata de esclavos están prohibidas en todas sus formas”. Cómo se aclaró anteriormente, las numerarias auxiliares no pueden (no tienen el derecho) de poder pensar y actuar de la forma que ellas lo desean, sino que más bien deben actuar como se los dice su “maestro espiritual”, sustentándose desde la definición de esclavitud de la RAE, donde esclavitud se define como “carecer de libertad por estar bajo el dominio de otra”. Maria del Carmen Tapia, ex numeraria auxiliar, cuenta desde su libro “Tras el Umbral: Una vida en el Opus Dei” lo siguiente: “en esto el fundador del Opus Dei era inflexible. Es decir, una sirvienta nunca podía aspirar más que a ser una buena sirvienta…” …“En otros países donde las numerarias y las sirvientas realizan esa labor en las casas de los varones de la prelatura, reciben un sueldo, pero bajísimo, y por supuesto ningún seguro social de ningún tipo. En virtud de la pobreza, esos sueldos van directamente a la caja de la casa donde viven y a las sirvientas no se les entrega dinero alguno porque se supone que, al tener que ir siempre acompañadas de las numerarias son éstas las que pagan los gastos que sean. Naturalmente cuando necesitan ropa o zapatos también se les compra, pero ellas no manejan dinero alguno.” c) Articulo 5: “Nadie será sometido a torturas ni a penas o tratos crueles, inhumanos o degradantes”. Cuando un miembro de la institución decide salirse, comienza una serie de actos en contra de su persona. Mayormente los miembros se relacionan con personas que pertenecen al Opus Dei, por lo que, se encargan de extorsionar a su circulo cercano, presentándolo como alguien que “ha perdido el juicio”, la “santidad”, persiguiéndolo en su “nueva vida” (Necesidad de una reforma en el Opus Dei, Tank M. 2006) d) Artículo 18: “Toda persona tiene derecho a la libertad de pensamiento, de conciencia y de religión; este derecho incluye la libertad de cambiar de religión o de creencias, así como la libertad de manifestar su religión o su creencia, individual y colectivamente, tanto en público como en privado, por la enseñanza, la práctica, el culto y la observancia”. Es importante recordar que el método de reclutamiento de los miembros se realiza a temprana edad, donde los jóvenes son guiados por medio del adormecimiento mental, inculcándoles una vocación (“el llamado a la santidad”) que ellos han visto en el joven. Siendo los supernumerarios los que eligen que será el joven (numerario, sacerdote, numeraria auxiliar, por ejemplo) (Josef Knecht, 2007). Por lo que los jóvenes, debido a su inexperiencia caen en la manipulación, dándose cuenta después de los años donde están realmente. Por otro lado los que se encuentran dentro son guiados en una doctrina, donde no pueden refutar lo que se les ha enseñado, quitándoles su libertad de opinión.Teorías explicativas de las sectas religiosas Para comprender el fenómeno de secta de la institución, debemos situarnos en la principal arma utilizada por esta secta; la manipulación psicológica. Según la asociación española Projuventud A.I.S. (Asesoramiento e Información sobre Sectas); los grupos de manipulación psicológica son organizaciones cerradas y de funcionamiento autoritario, donde se exige una incondicional dedicación o devoción de sus miembros a una persona (líder) o idea, donde se utilizan de forma sistemática procedimientos de influencia no éticas (control de la personalidad). En el control de personalidad, se utilizan técnicas de modificación del comportamiento. Desde la Psicología Social Leon Festinger (1957) propone la teoría de la disonancia cognoscitiva, planteando tres componentes, donde cada componente tiene un poderoso efecto sobre los otros dos: “si modificamos uno, los otros dos se modificaran. Si conseguimos cambiar los tres, desaparecerá el individuo” (Festinger, 1957). La disonancia se refiere al conflicto que se plantea cuando un pensamiento, un sentimiento o un comportamiento es alterado en oposición a los otros dos. Un individuo puede tolerar sólo una cierta discrepancia entre sus pensamientos, sentimientos y acciones, que en definitiva son los diferentes componentes de su identidad. La teoría de Festinger propone, que si uno (cualquiera) de estos tres componentes se modifica, los dos restantes cambiarán para reducir la disonancia y así mantener el equilibrio. En detalle y relacionándolos al concepto de secta religiosa, los componentes básicos del control mental son: a) Control del comportamiento: Es la regulación de la realidad física del individuo. Incluye el control de su entorno (lugar donde vive, ropa que viste y rituales). La necesidad de tener el control del comportamiento, es la razón por la cual la mayoría de las sectas establecen unos horarios muy rígidos a sus miembros. Cada día, una parte importante del tiempo se dedica a los rituales de la secta y a las actividades de adoctrinamiento. También es normal que a los miembros se les asigne el cumplimiento de unas metas y tareas específicas, para así restringir su tiempo libre y comportamiento. En el Opus Dei, este tipo de control se ve reflejado en los centros, donde Laicos y Sacerdotes pasan la mayor parte del tiempo; dictándoles su forma de vestir y los rituales que día a día deben repetir (charla fraterna, confesión sacramental), dependiendo del rango del individuo, este debe cumplir metas y tareas especificas, sin que existan cambios importantes en la rutina del día. b) Control del pensamiento: Incluye un adoctrinamiento, donde los miembros interiorizan la doctrina del grupo, incorporando un nuevo sistema de lenguaje. La ideología es interiorizada como la verdad absoluta o único mapa de la realidad, donde se regula el cómo se debe pensar. Por lo general, se divide al mundo entre un “blanco y negro” o un “nosotros contra ellos”, donde todo lo que es bueno esta representado por el líder y el grupo, y lo malo se encuentra en el exterior. Otro punto clave del control del pensamiento se basa en entrenar a los miembros para que bloqueen cualquier información que sea crítica con el grupo. Los mecanismos de defensa típicos del individuo son reorientados para que defiendan la nueva identidad que le ha proporcionado la secta contra la antigua identidad original. La primera forma de defensa incluye la negación “lo que usted dice no ocurre en absoluto”, la racionalización “esto ocurre porque hay una razón muy buena para que así sea”, la justificación “esto sucede porque tenía que ser así”, y el deseo intelectual “me gustaría que fuese verdad, así que tal vez lo es” (Hassan, 1997) En el Opus Dei se observa este control, al categorizar a los miembros de la Institución como el único camino de la santificación, tildando a los que no pertenecen del grupo como “pecadores”. c) Control Emocional: Se intenta manipular y reducir el alcance de los sentimientos. El miedo y la culpa con las herramientas necesarias para mantener a la gente bajo control, dentro de la culpa se encuentran, la culpa histórica, culpa de identidad, por acciones del pasado y la social. Dentro del Opus Dei se refleja este tipo de control, mediante el miedo, con la confesión de todos los “supuestos pecados cometidos a diario” (pensar en irse de la institución), ocasionándoles culpa, tildándolos de pecadores. E induciéndoles fobia a la salida del grupo, ya que si se sale, su vida perderá beneficios, desarrollara enfermedades, etc. Steven Hassan, a esta teoría le agrega un cuarto componente, el control de la información ya que: “Si alguien controla la información que recibe un individuo, restringe su libre capacidad para pensar por sí mismo” (Hassan, 1997). Para Hassan la gente permanece atrapada en las sectas porque no sólo ha sido despojada del mecanismo interno para emitir un juicio personal, sino que también no tiene opciones de informarse por otros medios. Este tipo de control, puede ser negando la lectura de libros o periódicos, como también en las relaciones interpersonales, negándoles hablar con determinadas personas. Dentro del Opus Dei esta conducta se refleja, al bloquearles de información que no tenga que ver con su propósito en la vida; como leer sobre temas sociales o interaccionar con personas que no pertenezcan a la institución. Dentro del control mental, existe la persuasión coercitiva, planteado por Kart Lewin en la década de los cuarenta, y posteriormente desarrollado Scneider, Schein y Barrer (1961), este concepto implica el cómo se utilizan en la practica los mecanismos del control mental para cambiar el comportamiento de las personas; separándose de las otras formas de influencia, ya que la persona destinataria es física y/o psicológicamente sometida a situaciones de presión para su “desocialización”. Para Putnam (2005) los individuos sometidos a técnicas extremas de coerción tienen riesgos de sufrir una despersonalización persistente como amnesia, y endurecimiento emocional, además de profundos cambios de valores, actitudes, creencias y sentido de si mismo. Otro elemento de la persuasión coercitiva, es el ejercicio de una presión intensa sobre el sujeto, limitando su libertad de elección, para dar así más probabilidades a la obtención de la persuasión deseada. Hassan desarrolla esta teoría en base de tres etapas que van creando a un “disciplinado” miembro de la secta. La primera etapa es el “descongelamiento”, que consta de destruir las defensas del sujeto, se perturba su realidad, desorientándolo, sus marcos de referencia sociales son cuestionados y destrozados, cambiando así su visión de la realidad (se priva de sueño, se cambian los horarios de comida y se bombardea al sujeto con una carga emocional superior a la que puede digerir), desde el Opus Dei se puede tomar esta fase con largas sesiones de rezo y confesiones personales. Una ves que la persona esta hundida y desorientada comienza la segunda fase; “el cambio”, que es el proceso de adoctrinamiento (Margaret Singer, 1986), el cambio se fundamenta en imponer una nueva identidad personal, una nueva serie de comportamientos, pensamientos y emociones, para llenar el vacío dejado por la desaparición de la identidad anterior. El adoctrinamiento de esta nueva personalidad se realiza a nivel formal (en seminarios y rituales) como informalmente (en compañía de otros miembros, con lecturas y audiciones de grabaciones y vídeos). Muchas de las técnicas utilizadas en la fase de descongelación son también aplicadas en ésta fase. La repetición, la monotonía y el ritmo: son las tres adormecedoras medidas hipnóticas a través de las cuales se realiza normalmente el adoctrinamiento. Los datos se repiten una y otra vez, hasta lograr el cambio del sujeto. (Hassan, 1997); dentro del Opus Dei se observa esta conducta, mediante la obediencia a una persona autoritaria, fomentándose el sentimiento de comunidad en sesiones de grupo. Y la última etapa es “la congelación”, donde es reconstruido como un nuevo hombre, dándole un nuevo propósito en la vida y nuevas actividades que consoliden su nueva identidad; para acelerar este proceso de congelación, algunas sectas les dan un nuevo nombre, cambiándoles su forma de vestir, peinado, etc. Dentro del Opus Dei este proceso de realiza mediante el “llamado de la vocación”, convenciéndolos y adoctrinándolos de que Dios ha elegido un nuevo camino para su vida. Conclusiones Lo que me sorprende gravemente es la poca difusión pública que tienen estos actos, ya que el común de la población no está enterada de lo que ocurre, esto se puede dar por tres razones; una de ellas es que esto ocurre en los círculos más cercanos de la institución, en personas que viven dentro de las prelaturas, y no entre las personas que van a la iglesia regularmente; otra razón, es por que las personas que deciden denunciar estos hechos son calificados de mentirosos o se les injuria con alguna enfermedad psicológica, perdiendo todo valor moral o de juicio frente a la opinión publica, y la tercera razón, es la manipulación de la información, ya que es sabido que grandes empresarios son miembros de la institución; y un cuarto factor, y que se da en todas las sectas, es el gran vacío legal existente, ya que al denunciarse estos hechos, no existen personas competentes para realizar las investigaciones pertinentes. Es por esto, que hasta el día de hoy, el Opus Dei ha podido funcionar como una regular institución religiosa, siempre al margen de la legalidad, ocultando sus grandes atrocidades hacia los hombres y mujeres que son parte de la agrupación. Actualmente el Opus Dei maneja intereses económicos gigantescos. Su sede en N. York está avaluada en 42 millones de dólares. SI TE INTERESA ESTE CONTROVERSIAL TEMA ACA TE DEJO ESTE LINK: http://estudiahermetica.blogspot.com/2010/06/la-verdad-sobre-el-opus-dei-el-peligro.html Posteado x Cometa Azul

No hay comentarios:

Publicar un comentario

TE AGRADECERIA ME DIJERAS CUAL ES TU OPINION SOBRE LO ACABAS DE LEER ?
Y POR FAVOR, DEJA TU HUELLA ANTES DE RETIRARTE, NO PIERDAS EL CAMINO DE REGRESO, QUE LA LUZ UNIVERSAL TE ACOMPAÑE.