BLOGGER TEMPLATES - TWITTER BACKGROUNDS »

lunes, 10 de enero de 2011

SIR ISAAC NEWTON – UN INICIADO


A Isaac Newton se le atribuyen logros inmensos en el campo de las matemáticas, sobre todo en la física. Alguna vez le dijeron genio, y él dijo: "Solo soy un enano en hombros de un Gigante". Luego afirmó: "Si he hecho descubrimientos invaluables ha sido más por tener paciencia que cualquier otro talento."
No es que Newton haya sido un hombre modesto, que lo fue en más de un sentido. Newton fue realmente un iniciado, además de hombre de ciencia y fundador de la Royal Society -organismo que fuera creado por los masones ingleses-; el enano en hombros de un Gigante fue un hombre que cultivó el Arte Real por la vía alquímica y cuyas obras son virtualmente desconocidas en el mundo académico contemporáneo. Newton nació en 1643, justo el año en que moría Galileo. Desde que inició sus actividades como hombre de saber en Cambridge, se ineteresó en la alquimia, pasión que le siguió a lo largo de toda su vida. Durante su primer año de estudiiso en esa institución leyó una obra de matemáticas que cautivó su atención; se trataba de una obra de Euclides y a partir de entonces la ciencia de los números, los símbolos y las dimensiones abstractas del universo fue compañera de su vida.
Luego de publicada su obra cumbre Philosophiae naturalis principia mathematica en 1687, Newton se dedica, durante los últimos 30 años de su vida, a los estudios espirituales y esotéricos, incluso religiosos. En 1703 fue electo presidente de la Yoyal Society y reelegido cada año hasta su muerte. Fue hecho Caballero por la reina Ana. Como funcionario de El Colegio Invisible, Newton tuvo como colaborador a Jean Theophile Desaguliers, pastor presbiteriano que junto con su colega, James Anderson, también pastor de esa denominación, fundase en 1717 la Gran Logia de Londres, y luego en 1723 la Gran Logia de Inglaterra.
Con todo y sus triunfos científicos, espirituales y políticos (fue parlamentario en tiempos de Jacobo II), Newton sufrió el peor dolor que un hombre de inteligencia puede vivir, pues durante los últimos años de su vida se emsombreción su panorama por la desgraciada controversia, de envergadura internacional, con Leibniz a propósito de la prioridad de la invención del nuevo análisis. Acusaciones mutuas de plagio, secretos disimulados en criptogramas, cartas anónimas, tratados inéditos, afirmaciones a menudo subjetivas de amigos y partidarios de los dos gigantes enfrentados, celos manifiestos y esfuerzos desplegados por los conciliadores para aproximar a los clanes adversos, he aquí en pocas palabras los detalles de esta célebre controversia, que se terminó con la muerte de Leibniz en 1716, pero cuyas malhadadas secuelas se harán sentir hasta fines del siglo XVIII.
Pero con todo, la explicación de la gravedad y de sus leyes son motivos más que sificientes para consagrarle como el genio que fue

No hay comentarios:

Publicar un comentario

TE AGRADECERIA ME DIJERAS CUAL ES TU OPINION SOBRE LO ACABAS DE LEER ?
Y POR FAVOR, DEJA TU HUELLA ANTES DE RETIRARTE, NO PIERDAS EL CAMINO DE REGRESO, QUE LA LUZ UNIVERSAL TE ACOMPAÑE.